Salida de Ezequiel en señal del cautiverio

1
La palabra del Señor vino a mí, y me dijo:
2
«Hijo de hombre, tú habitas en medio de un pueblo rebelde.
Tienen ojos para ver, pero no ven;
tienen oídos para oír, pero no oyen;
porque son un pueblo rebelde.
3
Por lo tanto, hijo de hombre, prepara tu equipaje y ponte en marcha, a pleno sol y a la vista de ellos.
Sal de tu lugar y vete a otra parte, de modo que te vean.
Son un pueblo rebelde, pero tal vez te hagan caso.
4
Al caer la tarde, muéstrales tu equipaje y a la vista de ellos ponte en marcha, como si estuvieras yendo al cautiverio.
5
Haz que te vean abrirte paso a través de la muralla, y sal de la ciudad.
6
Échate al hombro el equipaje y sal con él de noche, con el rostro cubierto y sin mirar al suelo.
Haz todo esto a la vista de ellos, porque yo te he puesto de ejemplo para el pueblo de Israel
7
Yo hice todo lo que se ordenó hacer.
A plena luz del día saqué mi equipaje, como si me estuviera yendo al cautiverio, y al caer la tarde con mis propias manos me abrí paso a través de la muralla.
Salí de noche con mi equipaje al hombro, a la vista de todos ellos.
8
Por la mañana la palabra del Señor vino a mí, y me dijo:
9
«Hijo de hombre, seguramente ese pueblo rebelde, el pueblo de Israel, te va a preguntar qué es lo que haces.
10
Diles que yo, el Señor, he dicho: “Esta profecía se refiere al príncipe de Jerusalén y a todo el pueblo de Israel que habita en esa ciudad.”
11
Diles también: “Yo, Ezequiel, soy un ejemplo para ustedes.
Lo mismo que yo hice, se va a hacer con ustedes, pues van a marchar cautivos al destierro.”
12
El príncipe que ahora los gobierna se echará al hombro su equipaje y saldrá de la ciudad abriéndose paso por la muralla y cubriéndose el rostro para no ver el suelo.
13
Yo extenderé mi red sobre él, y lo haré caer en ella, para llevarlo a Babilonia, al país de los caldeos.
Pero no llegará a verlo, porque allá morirá.
14
A todos los que antes estaban atentos a servirle, y a todo su ejército, los esparciré por los cuatro vientos, y con la espada desenvainada los perseguiré.
15
»Cuando los haya dispersado totalmente entre las naciones y por toda la tierra, sabrán que yo soy el Señor.
16
Sin embargo, dejaré que unos pocos de ellos escapen de la espada, del hambre y de la peste, para que cuenten todos sus hechos repugnantes entre las naciones a las que lleguen.
Así sabrán que yo soy el Señor
17
La palabra del Señor vino a mí, y me dijo:
18
«Hijo de hombre, come tu pan y bebe tu agua temblando de miedo y de angustia.
19
Y a la gente del país dile: “Así ha dicho Dios el Señor acerca de los habitantes de Jerusalén y de todo Israel: Con mucho temor y angustia comerán su pan y beberán su agua, pues por la maldad de todos sus habitantes el país será despojado de su abundancia.”
20
Las ciudades ahora habitadas quedarán abandonadas, y el país será destruido.
Así sabrán que yo soy el Señor
21
La palabra del Señor vino a mí, y me dijo:
22
«Hijo de hombre, ¿a qué viene que todos en Israel andan repitiendo ese refrán que dice: “Los días se alargan, pero la visión no llega”?
23
Pues ahora vas a decirles de mi parte: “Voy a ponerle fin a este refrán, y nunca más volverá a repetirse en Israel.” Diles que ya está cerca el día en que todas las visiones se cumplirán.
24
No volverá a haber en Israel ninguna visión falsa ni adivinaciones de gente aduladora.
25
Yo, el Señor, seré quien hable, y lo que yo diga se cumplirá.
Ya no habrá más demoras, pueblo rebelde.
Voy a hablar, y lo que yo diga se cumplirá.
¡Y ustedes vivirán para verlo
Palabra de Dios el Señor.
26
La palabra del Señor vino a mí, y me dijo:
27
«Hijo de hombre, mira que los del pueblo de Israel andan diciendo: “Las visiones que Ezequiel tiene van para largo.
Lo que él profetiza va a tardar mucho en cumplirse.”
28
Así que ve y diles de mi parte: “Ya no habrá más demoras.
Lo que yo diga, se cumplirá.”»
Palabra de Dios el Señor.