1
Y me dijo:
«Hijo de hombre, come lo que has hallado.
Cómete este pergamino, y ve luego y habla con el pueblo de Israel
2
Yo abrí la boca, y me hizo comer el pergamino,
3
y me dijo:
«Hijo de hombre, aliméntate, llena tus entrañas con este pergamino que te doy.»
Yo lo comí, y su sabor en mi boca fue dulce como la miel.
4
Entonces me dijo:
«Hijo de hombre, ve a hablar con el pueblo de Israel, y repíteles mis palabras.
5
No estás siendo enviado a un pueblo de lenguaje profundo y difícil de entender, sino al pueblo de Israel.
6
No vas a muchos pueblos de lenguaje profundo y difícil de entender, cuyas palabras no entiendes.
Y si te enviara yo a un pueblo así, ellos te prestarían atención;
7
pero el pueblo de Israel no va a querer escucharte, porque no quiere escucharme a mí, pues todo el pueblo de Israel es de cabeza dura y de corazón obstinado.
8
Sin embargo, yo he endurecido tu rostro como el rostro de ellos, y he hecho tu frente tan fuerte como la de ellos.
9
Tu frente es ahora dura como el diamante y más fuerte que el pedernal, así que no les tengas miedo, aunque sean un pueblo rebelde
10
También me dijo:
«Hijo de hombre, escucha con atención y retén en tu mente todo lo que voy a decirte.
11
Ve y habla con los cautivos, con tu propia gente.
Habla con ellos, y ya sea que te hagan caso, o no, tú diles: “Así ha dicho el Señor.”»
12
Entonces el espíritu me levantó, y detrás de mí escuché una voz estruendosa que decía: «Bendita sea la gloria del Señor, que sale de su santuario
13
También oí el aleteo de los seres vivientes al juntar su alas la una con la otra, y el sonido de las ruedas que les acompañaban, y un sonoro estruendo.
14
En ese momento el espíritu me levantó y ya no me soltó.
Mi espíritu se llenó de amargura e indignación, pero la mano del Señor prevaleció sobre mí.
15
Fui entonces a reunirme con los cautivos que estaban en Tel Aviv, junto al río Quebar, y me quedé a vivir entre ellos, aunque durante siete días no supe qué hacer.


Israel al cuidado de Ezequiel

16
Pasados los siete días, la palabra del Señor vino a mí y me dijo:
17
«Hijo de hombre, yo he puesto al pueblo de Israel bajo tu cuidado.
Así que tú oirás lo que yo te diga, y tú los amonestarás de mi parte.
18
Si yo le digo al impío: “Estás sentenciado a morir”, y tú no lo amonestas para que sepa que va por mal camino, ni le hablas para que pueda seguir con vida, el impío morirá por causa de su maldad, pero yo te pediré a ti cuentas de su sangre.
19
Pero si tú amonestas al impío, y él no se aparta de su impiedad y mal camino, morirá por causa de su maldad, pero tú te habrás librado de morir.
20
Ahora bien, si el justo se aparta de su justicia y hace lo malo, y yo pongo delante de él un tropiezo, él morirá porque tú no lo amonestaste y por causa de su pecado, y yo no tomaré en cuenta todos sus actos de justicia, pero a ti te pediré cuentas de su sangre.
21
Pero si amonestas al justo para que no peque, y éste no peca, ciertamente vivirá por haber sido amonestado, y tú te habrás librado de morir


Ezequiel se queda mudo

22
Allí mismo la mano del Señor vino sobre mí, y me dijo:
«Levántate y ve al campo, que allí voy a hablar contigo
23
Yo me levanté y me dirigí al campo, y vi que allí estaba la gloria del Señor, tal y como la había visto junto al río Quebar.
Entonces me incliné sobre mi rostro,
24
y el espíritu entró en mí y me hizo ponerme sobre mis pies;
luego me habló y me dijo:
«Entra en tu casa, y quédate allí, encerrado.
25
Toma en cuenta, hijo de hombre, que te atarán con cuerdas, y que con ellas te sujetarán para que no puedas andar entre ellos.
26
Yo haré que la lengua se te pegue al paladar, y te quedarás mudo, de modo que no podrás reprenderlos, aun cuando son un pueblo rebelde.
27
Pero cuando yo te hable, te abriré la boca, y tú les dirás: “Así ha dicho el Señor”.
Y el que quiera oír, que oiga;
y el que no quiera oír, que no oiga;
porque son un pueblo rebelde.