1
La palabra del Señor vino a mí, y me dijo:
2
«Hijo de hombre, profetiza y di que yo, Dios el Señor, he dicho: “¡Ay de aquel día! ¡Laméntenlo!”
3
Ya se acerca el día.
Sí, ya está cerca el día del Señor.
Será un día nublado, un día de castigo para las naciones.
4
La espada vendrá contra Egipto.
Cuando en Egipto caigan los heridos, Etiopía temblará de miedo;
y se apoderarán de sus riquezas, y sus fundamentos serán destruidos.
5
Etiopía, Fut, Lud, toda Arabia, Libia, y sus aliados, caerán con ellos a filo de espada
6
Así ha dicho el Señor:
«También los aliados de Egipto caerán a filo de espada, y se derrumbará la altivez de su poderío.
Desde Migdol hasta Sevene morirán a filo de espada.
Palabra de Dios el Señor.
7
»Entre las tierras asoladas, serán los países más asolados;
entre las ciudades en ruinas, serán sus ciudades las más arruinadas.
8
Cuando yo le prenda fuego a Egipto, y todos sus aliados sean derrotados, sabrán que yo soy el Señor.
9
Cuando llegue ese día, y ese día viene, de mi presencia saldrán mensajeros en naves para espantar a la confiada Etiopía, y se espantarán como cuando castigué a Egipto
10
Así ha dicho Dios el Señor:
«Por medio del rey Nabucodonosor de Babilonia voy a acabar con las riquezas de Egipto.
11
Ese rey y su ejército, que son los más fuertes entre las naciones, vendrán para destruir a Egipto;
descargarán sus espadas contra ese país, y lo llenarán de cadáveres.
12
Yo secaré los ríos, y dejaré caer la tierra en poder de gente malvada, y por medio de gente extraña destruiré el país y todo lo que hay en él.
Yo, el Señor, lo he dicho
13
Así ha dicho Dios el Señor:
«También voy a destruir las imágenes y los ídolos de Menfis.
Voy a infundir temor en la tierra de Egipto, y no habrá más príncipes en ese país.
14
Asolaré a Patros, le prenderé fuego a Soán, y dictaré sentencia contra Tebas.
15
Sobre Sin, que es la fortaleza de Egipto, derramaré mi ira, y exterminaré a la multitud de Tebas.
16
A Egipto le prenderé fuego, Sin experimentará un gran dolor: y Tebas será destrozada, y no tendrá fin la angustia de Menfis.
17
Los jóvenes de Avén y de Pibeset caerán a filo de espada, y las mujeres irán en cautiverio.
18
»Cuando yo ponga fin al poder de Egipto, en Tafnes se oscurecerá el día, y la soberbia de su poderío llegará a su fin;
todo el país se cubrirá de tinieblas, y los habitantes de sus aldeas serán llevados al cautiverio.
19
Voy a dictar sentencia contra Egipto, y así sabrán que yo soy el Señor
20
El día siete del mes primero del año undécimo, la palabra del Señor vino a mí, y me dijo:
21
«Date cuenta, hijo de hombre, que al rey de Egipto le he roto su poderoso brazo, y nadie se lo ha vendado ni le ha aplicado ningún medicamento;
tampoco se lo han ligado con un torniquete para darle la fuerza suficiente de sostener la espada
22
Por tanto, así ha dicho Dios el Señor:
«Yo estoy en contra del faraón, el rey de Egipto.
Y voy a quebrarle los brazos, lo mismo el fuerte que el fracturado, para que la espada se le caiga de las manos.
23
Voy a esparcir a los egipcios por todas las naciones;
voy a dispersarlos por todos los países.
24
Fortaleceré los brazos del rey de Babilonia, y en sus manos pondré mi espada.
Pero al faraón le quebraré los brazos, y delante del rey de Babilonia lanzará gemidos de agonía.
25
Sí, fortaleceré los brazos del rey de Babilonia, y los brazos del faraón se abatirán.
Cuando yo ponga mi espada en las manos del rey de Babilonia, y él la deje caer sobre Egipto, sabrán que yo soy el Señor.
26
Yo esparciré a los egipcios por todas las naciones;
yo los dispersaré por todos los países.
Así sabrán que yo soy el Señor