1
Después de catorce años, subí otra vez a Jerusalén con Bernabé, y también llevé conmigo a Tito.
2
Pero subí en obediencia a una revelación.
Y para no correr, o para no haber corrido en vano, el evangelio que predico entre los no judíos lo expuse en privado a los que tenían cierta reputación.
3
Pero ni siquiera Tito, que estaba conmigo, fue obligado a circuncidarse, aunque era griego;
4
y esto a pesar de los falsos hermanos introducidos a escondidas, que entraban para espiar la libertad que tenemos en Cristo Jesús y para reducirnos a esclavitud,
5
a los cuales ni por un momento accedimos a someternos, para que la verdad del evangelio permaneciera con ustedes.
6
Los que tenían fama y reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa;
Dios no hace acepción de personas), no me comunicaron nada nuevo.
7
Por el contrario, como vieron que me había sido encomendado el evangelio de la incircuncisión, como a Pedro el de la circuncisión
8
(pues el que actuó en Pedro para el apostolado de los judíos, actuó también en mí para con los no judíos),
9
y como reconocieron la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuéramos a los no judíos, y ellos a los judíos.
10
Solamente nos pidieron que nos acordáramos de los pobres;
lo cual también procuré hacer con diligencia.


Pablo reprende a Pedro en Antioquía

11
Pero cuando Pedro vino a Antioquía, me enfrenté a él cara a cara, porque lo que hacía era reprochable.
12
Pues antes de que vinieran algunos de parte de Jacobo, comía con los no judíos;
pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los judíos.
13
Y en su simulación participaban también los otros judíos, de modo que hasta Bernabé fue arrastrado también por la hipocresía de ellos.
14
Pero cuando vi que no andaban rectamente y conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: «Si tú, que eres judío, no vives como los judíos sino como los no judíos, ¿por qué obligas a los no judíos a hacerse judíos
15
Nosotros somos judíos de nacimiento, y no pecadores salidos de los no judíos.
16
Sabemos que el hombre no es justificado por las obras de la ley sino por la fe de Jesucristo, y también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, ya que por las obras de la ley nadie será justificado.
17
Y si al buscar ser justificados en Cristo, también nosotros somos hallados pecadores, ¿será por eso Cristo ministro de pecado? ¡De ninguna manera!
18
Porque si las mismas cosas que destruí, las vuelvo a edificar, me hago transgresor.
19
Porque yo, por la ley, soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios.
20
Pero con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí;
y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
21
No desecho la gracia de Dios;
pues si la justicia dependiera de la ley, entonces por demás habría muerto Cristo.