La torre de Babel

1
En la tierra todos tenían entonces una sola lengua y unas mismas palabras,
2
pero sucedió que, cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar y se establecieron allí.
3
Y se dijeron unos a otros: «Vamos a hacer ladrillos y a cocerlos en el fuego.» Y los ladrillos les sirvieron como piedras, y el asfalto les sirvió de mezcla,
4
y dijeron: «Vamos a edificar una ciudad, y una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo.
Hagámonos de renombre, por si llegamos a esparcirnos por toda la tierra
5
Pero el Señor descendió para ver la ciudad y la torre que los hijos de los hombres estaban edificando,
6
y dijo:
«Esta gente es una sola, y todos ellos tienen un solo lenguaje.
Ya han comenzado su obra, y ahora nada los hará desistir de lo que han pensado hacer.
7
Así que descendamos allá y confundamos su lengua, para que ninguno entienda la lengua de su compañero
8
Así fue como el Señor los esparció por toda la tierra, y como dejaron de edificar la ciudad.
9
Por eso la ciudad se llamó Babel, porque allí el Señor confundió el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció por toda la superficie de la tierra.


Los descendientes de Sem

10
Éstos son los descendientes de Sem: Dos años después del diluvio, Sem engendró a Arfaxad.
Tenía entonces cien años de edad.
11
Después de engendrar a Arfaxad, Sem vivió quinientos años, y engendró hijos e hijas.
12
Arfaxad vivió treinta y cinco años, y engendró a Selaj.
13
Después de engendrar a Selaj, Arfaxad vivió cuatrocientos tres años, y engendró hijos e hijas.
14
Selaj vivió treinta años, y engendró a Éber.
15
Después de engendrar a Éber, Selaj vivió cuatrocientos tres años, y engendró hijos e hijas.
16
Éber vivió treinta y cuatro años, y engendró a Peleg.
17
Después de engendrar a Peleg, Éber vivió cuatrocientos treinta años, y engendró hijos e hijas.
18
Peleg vivió treinta años, y engendró a Reu.
19
Después de engendrar a Reu, Peleg vivió doscientos nueve años, y engendró hijos e hijas.
20
Reu vivió treinta y dos años, y engendró a Serug.
21
Después de engendrar a Serug, Reu vivió doscientos siete años, y engendró hijos e hijas.
22
Serug vivió treinta años, y engendró a Najor.
23
Después de engendrar a Najor, Serug vivió doscientos años, y engendró hijos e hijas.
24
Najor vivió veintinueve años, y engendró a Téraj.
25
Después de engendrar a Téraj, Najor vivió ciento diecinueve años, y engendró hijos e hijas.
26
Téraj vivió setenta años, y engendró a Abrán, a Najor y a Harán.


Los descendientes de Téraj

27
Éstos son los descendientes de Téraj: Téraj engendró a Abrán, a Najor y a Harán;
y Harán engendró a Lot.
28
Harán murió antes que su padre Téraj, en Ur de los caldeos, que era la tierra donde nació.
29
Abrán y Najor tomaron mujeres para ellos.
La mujer de Abrán se llamaba Saraí, y la mujer de Najor se llamaba Milca, que era hija de Harán, el padre de Milca y de Isca.
30
Pero Saraí era estéril;
no tenía ningún hijo.
31
Y Téraj tomó a su hijo Abrán y a su nuera Saraí, y a su nieto Lot, hijo de Harán, y salió con ellos de Ur de los caldeos para ir a la tierra de Canaán, pero cuando llegaron a Jarán se quedaron allí.
32
Y fueron los días de Téraj doscientos cinco años;
y murió Téraj en Jarán.