La circuncisión, señal del pacto

1
Abrán tenía noventa y nueve años de edad cuando el Señor se le apareció y le dijo:
«Yo soy el Dios Todopoderoso.
Anda siempre delante de mí y sé perfecto.
2
Yo estableceré mi pacto contigo, y haré que te multipliques en gran manera
3
Abrán se postró entonces sobre su rostro, y Dios habló con él.
Le dijo:
4
«Éste es el pacto que hago contigo: Tú serás el padre de muchísima gente.
5
Tu nombre ya no será Abrán, sino que ahora te llamarás Abrahán, porque te he puesto como padre de muchísima gente.
6
Yo haré que te multipliques en gran manera.
De ti saldrán naciones y reyes.
7
Estableceré mi pacto contigo y con tus descendientes.
Será un pacto perpetuo, y yo seré tu Dios y el de tu descendencia.
8
A ti y a tu descendencia les daré toda la tierra donde ahora habitas, la tierra de Canaán, como herencia perpetua, y yo seré el Dios de ellos
9
Dios también le dijo a Abrahán:
«Tú, por tu parte, guardarás mi pacto;
tú y tu descendencia, por sus generaciones.
10
Éste es el pacto que yo hago con ustedes, y que ustedes guardarán;
es decir, tú y tu descendencia: Todo varón que haya entre ustedes será circuncidado.
11
Ustedes circuncidarán la carne de su prepucio, como señal del pacto entre nosotros.
12
A los ocho días de nacido será circuncidado todo varón que haya entre ustedes, en todas sus generaciones;
lo mismo los nacidos en casa como los comprados por dinero a cualquier extranjero, y que no sean de su linaje.
13
Será circuncidado el que nazca en tu casa, y el que compres con tu dinero;
mi pacto estará en la carne de ustedes como pacto perpetuo.
14
Todo hombre incircunciso, que no haya circuncidado la carne de su prepucio, será eliminado de su pueblo por haber violado mi pacto
15
Dios también le dijo a Abrahán: «A Saraí, tu mujer, ya no la llamarás Saraí.
Ahora su nombre será Sara.
16
Yo la bendeciré, y también te daré un hijo de ella.
Sí, yo la bendeciré, y ella será la madre de las naciones, los reyes y los pueblos que de ella nacerán
17
Abrahán se postró entonces sobre su rostro, y riéndose dijo en su corazón: «¿Acaso a un hombre de cien años le va a nacer un hijo? ¿Y acaso Sara, que tiene noventa años, va a concebir
18
Y Abrahán le dijo a Dios:
«¡Dígnate permitir que Ismael viva
19
Pero Dios le respondió:
«Lo que he dicho es que Sara, tu mujer, te dará un hijo, y tú le pondrás por nombre Isaac.
Yo confirmaré mi pacto con él como un pacto perpetuo para sus descendientes.
20
En cuanto a Ismael, también te he oído, y yo lo bendeciré y haré que se reproduzca y se multiplique en gran manera.
Él será padre de doce príncipes, y yo lo convertiré en una gran nación,
21
pero mi pacto lo estableceré con Isaac, el hijo que Sara te dará el año que viene por estos días
22
Y cuando Dios acabó de hablar con Abrahán, se fue de allí.
23
Ese mismo día Abrahán tomó a su hijo Ismael y lo circuncidó, lo mismo que a todos los siervos nacidos en su casa y a todos los que había comprado con su dinero;
es decir, circuncidó la carne del prepucio de todos los varones que vivían en su casa, tal y como Dios se lo había dicho.
24
Abrahán tenía noventa y nueve años de edad cuando circuncidó la carne de su prepucio.
25
Su hijo Ismael tenía trece años cuando fue circuncidado.
26
Abrahán y su hijo Ismael fueron circuncidados el mismo día.
27
Con él fueron circuncidados todos los hombres que había en su casa, tanto los siervos nacidos en casa como los que había comprado de extranjeros por dinero.