Muerte y sepultura de Sara

1
Sara llegó a vivir ciento veintisiete años,
2
y murió Sara en Quiriat Arbá, que es Hebrón, en la tierra de Canaán.
Abrahán fue a llorar por Sara y a hacer duelo por ella.
3
Cuando Abrahán dejó de llorar a su muerta, fue a hablar con los hititas;
les dijo:
4
«Yo soy entre ustedes un extranjero, un forastero.
Pero denme entre ustedes una propiedad para sepultura, y sepultaré allí a mi muerta
5
Los hititas le respondieron a Abrahán:
6
«Señor nuestro, escúchanos: para nosotroseres un príncipe de Dios;
sepulta a tu muerta en el mejor de nuestros sepulcros.
Ninguno de nosotros te negará su sepulcro, ni te impedirá que entierres a tu muerta
7
Abrahán se puso de pie, e inclinándose ante los hititas, el pueblo de aquella tierra,
8
les dijo:
«Si es la voluntad de ustedes que yo sepulte a mi muerta, préstenme atención e intercedan por mí ante Efrón hijo de Sojar,
9
para que me dé la cueva de Macpela, la que tiene en los límites de su heredad.
Pídanle que me la ceda por su justo precio, para que yo tenga entre ustedes una sepultura
10
Este Efrón estaba allí, entre los hititas, pues allí vivía, así que en presencia de los hititas y de todos los que entraban por la puerta de su ciudad le respondió a Abrahán.
Le dijo:
11
«No, señor mío, escúchame: yo te cedo la heredad, y te cedo también la cueva que está en ella;
te la cedo en presencia de los hijos de mi pueblo.
Sepulta a tu muerta
12
Entonces Abrahán se inclinó ante el pueblo de la tierra,
13
y en presencia del pueblo de la tierra le respondió a Efrón.
Le dijo:
«Más bien, si te parece, te ruego que me escuches.
Yo mismo te daré el precio de la heredad, y entonces sepultaré allí a mi muerta
14
Pero Efrón le respondió a Abrahán, y le dijo:
15
«Señor mío, escúchame: la tierra vale cuatrocientas monedas de plata;
¿qué es esa cantidad entre tú y yo? Ve y entierra a tu muerta
16
Y Abrahán aceptó el precio fijado por Efrón, y ante los hititas como testigos le entregó a Efrón la cantidad establecida, es decir, cuatrocientas monedas, de buena ley entre mercaderes.
17
Así fue como la heredad que Efrón tenía en Macpela, al oriente de Mamre, es decir, la heredad con la cueva que estaba en ella, más todos los árboles que había en la heredad y en todos sus contornos, quedó
18
como propiedad de Abrahán, teniendo como testigos a los hititas y a todos los que entraban por la puerta de la ciudad.
19
Después de esto Abrahán sepultó a Sara, su mujer, en la cueva de la heredad de Macpela, al oriente de Mamre, que es Hebrón, en la tierra de Canaán.
20
Y la heredad y la cueva que en ella había quedó como una posesión de Abrahán para sepultura, cedida por los hititas.