Jacob se prepara para el encuentro con Esaú

1
Al seguir Jacob su camino, le salieron al encuentro ángeles de Dios.
2
Cuando Jacob los vio, dijo: «Éste es un campamento de DiosAsí que a aquel lugar lo llamó Majanayin.
3
Jacob envió delante de sí mensajeros a Esaú, su hermano, que estaba en la tierra de Seir, en el campo de Edom,
4
y les dio las siguientes instrucciones:
«Díganle a mi señor Esaú de parte de su siervo Jacob: “Hasta ahora he estado viviendo con Labán.
5
Tengo vacas, asnos y ovejas, y también siervos y siervas.
Envío a decir esto a mi señor, para pedirle que me trate con bondad.”»
6
Los mensajeros volvieron a Jacob, y le dijeron:
«Fuimos a ver a tu hermano Esaú, y también él viene a recibirte.
Con él vienen cuatrocientos hombres
7
Jacob sintió mucho miedo.
En su angustia, dividió en dos campamentos a la gente que venía con él, lo mismo que a las ovejas, las vacas y los camellos;
8
y dijo: «Si Esaú viene contra un campamento, y lo ataca, el otro campamento podrá escapar
9
También dijo Jacob: «Señor, Dios de mi padre Abrahán y Dios de mi padre Isaac, tú me dijiste: “Vuelve a tu tierra, con tus parientes, y yo te trataré bien.”
10
Yo soy menor que todas las misericordias y que toda la verdad con que has tratado a este siervo tuyo, pues crucé este Jordán solamente con mi cayado, y ahora he llegado a poseer dos campamentos.
11
¡Por favor, líbrame de la mano de mi hermano Esaú, porque le temo! ¡No sea que venga y hiera a la madre junto con los hijos!
12
Tú has dicho: “Yo te trataré bien, y tu descendencia será como la arena del mar, tan numerosa que no se puede contar.”»
13
Esa noche Jacob durmió allí, y de lo que le vino a la mano tomó un presente para su hermano Esaú:
14
doscientas cabras, veinte machos cabríos, doscientas ovejas, veinte carneros,
15
treinta camellas recién paridas con sus crías, cuarenta vacas y diez novillos, y veinte asnas y diez borricos.
16
A cada uno de sus siervos le entregó una manada, y les dijo: «Adelántense a mí, y dejen un espacio entre una y otra manada
17
Al primero le ordenó: «Si mi hermano Esaú te encuentra y te pregunta “¿Quién es tu amo? ¿A dónde vas? ¿Para quién es esto que vas arreando?”
18
Respóndele: “Es un presente que tu siervo Jacob te envía a ti, mi señor Esaú.
Mira, él mismo viene atrás de nosotros.”»
19
Al segundo también le dio órdenes, lo mismo que al tercero y a todos los que iban tras aquellas manadas.
Les dijo: «Esto es lo que le dirán a Esaú, cuando lo encuentren.
20
Y le dirán también: “Tu siervo Jacob viene atrás de nosotros.”» Y es que pensó: «Voy a calmar su enojo con el presente que va delante de mí.
Después de eso lo veré cara a cara.
Tal vez me perdone
21
Y así, el presente avanzó delante de él, y esa noche se quedó a dormir en el campamento.


Jacob lucha con el ángel en Peniel

22
Pero esa misma noche se levantó, tomó a sus dos mujeres, sus dos siervas y sus once hijos, y cruzó el vado de Jaboc.
23
Los tomó, y los hizo cruzar el arroyo, con todas sus posesiones.
24
De modo que Jacob se quedó solo, y un hombre luchó con él hasta la salida del sol.
25
Pero cuando ese hombre vio que no podía vencerlo, lo golpeó en la coyuntura de su muslo, y en la lucha el muslo de Jacob se descoyuntó.
26
El hombre dijo:
«Déjame ir, porque ya está saliendo el sol.»
Pero Jacob le respondió:
«No te dejaré ir, si no me bendices
27
Aquel hombre le dijo:
«¿Cuál es tu nombre
Y él respondió: «Jacob».
28
Y el hombre dijo:
«Tu nombre ya no será Jacob, sino Israel;
porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido
29
Entonces Jacob le preguntó:
«Ahora hazme saber tu nombre
Y aquel hombre respondió:
«¿Para qué quieres saber mi nombre
Y lo bendijo allí.
30
A ese lugar Jacob le puso por nombre «Peniel», porque dijo: «He visto a Dios cara a cara, y sigo con vida
31
El sol salía cuando Jacob, que iba cojeando de la cadera, cruzó Peniel.
32
Por eso hasta el día de hoy los israelitas no comen del tendón que se contrajo, y que está en la coyuntura del muslo;
porque aquel hombre golpeó a Jacob en esta parte de su muslo, en el tendón que se contrajo.