Los hermanos de José llegan a Egipto

1
Cuando Jacob vio que en Egipto había alimentos, les dijo a sus hijos:
«¿Qué hacen ahí, mirándose unos a otros
2
Dijo además:
«Ha llegado a mis oídos que hay víveres en Egipto.
Vayan allá, y compren alimentos para nosotros, para que no muramos sino que sigamos con vida
3
Los diez hermanos de José se dirigieron a Egipto para comprar trigo;
4
pero Jacob no envió con ellos a Benjamín, hermano de José, porque dijo: «No vaya a pasarle algo malo
5
Como había hambre en la tierra de Canaán, entre los que iban a comprar llegaron los hijos de Israel.
6
José era el que mandaba en el país, y quien le vendía a toda la gente de esa región, así que cuando llegaron los hermanos de José, se inclinaron ante él de cara al suelo.
7
Cuando José vio a sus hermanos, los reconoció;
pero hizo como que no los conocía, y en tono áspero les dijo:
«Y ustedes, ¿de dónde vienen
Ellos respondieron:
«Venimos de la tierra de Canaán, para comprar alimentos
8
Y José reconoció a sus hermanos, pero ellos no lo reconocieron.
9
Entonces recordó José los sueños que había tenido acerca de ellos, y les dijo:
«Ustedes son espías.
Han venido a ver los puntos vulnerables del país
10
Ellos le respondieron:
«De ninguna manera, señor nuestro.
Estos siervos tuyos han venido a comprar alimentos.
11
Todos nosotros somos hijos de un buen hombre.
Somos gente honrada, y nunca hemos sido espías
12
Pero José les dijo:
«No, sino que han venido a ver los puntos vulnerables del país
13
Ellos respondieron:
«Nosotros, tus siervos, somos doce hermanos, hijos de un buen hombre de la tierra de Canaán.
Nuestro hermano menor está hoy con nuestro padre, y el otro ya no vive
14
Pero José les dijo:
«¡Tal como les dije! ¡Ustedes son espías!
15
Y con esto van a ser puestos a prueba.
Les juro por la vida del faraón, que no van a salir de aquí hasta que su hermano menor venga acá.
16
Envíen a uno de ustedes, a que traiga a su hermano;
pero ustedes se quedarán presos.
Vamos a ver si ustedes dicen la verdad;
y si no, ¡por la vida del faraón, que ustedes son espías
17
Y José los puso a todos en la cárcel durante tres días.
18
Al tercer día, les dijo:
«Yo temo a Dios.
Hagan esto y vivirán:
19
Si son gente honrada, dejen preso a uno de sus hermanos en la cárcel donde ahora están, y ustedes vayan y lleven alimento a su casa para mitigar el hambre.
20
Pero tráiganme a su hermano menor para probar sus palabras, y no morirán
Y ellos lo hicieron así,
21
pero se decían el uno al otro:
«Realmente hemos pecado contra nuestro hermano, pues lo vimos angustiarse y rogarnos, y no le hicimos caso.
Por eso nos ha sobrevenido esta angustia
22
Rubén les respondió, y dijo:
«¿Acaso no les decía yo, que no pecaran contra el niño? ¡Pero ustedes no me hicieron caso! ¡Y ahora también se nos demanda su sangre
23
Pero ellos no sabían que José los entendía, porque entre ellos había un intérprete.
24
Y José se apartó de ellos, y lloró.
Después volvió para hablar con ellos, y de entre ellos tomó a Simeón y ante sus ojos lo aprisionó.
25
Después mandó José que llenaran sus sacos de trigo, que se les devolviera a cada uno su dinero, poniéndolo en su saco, y que les dieran comida para el camino.
Y así se hizo con ellos.
26
Ellos echaron el trigo sobre sus asnos, y se fueron de allí;
27
pero cuando uno de ellos abrió su saco en el mesón, para dar de comer a su asno, vio que su dinero estaba en la boca de su saco.
28
Entonces les dijo a sus hermanos:
«¡Me devolvieron mi dinero! ¡Miren, está aquí, en mi saco
El corazón se les salía, y espantados se decían el uno al otro:
«¿Qué es lo que nos ha hecho Dios
29
Cuando llegaron a la tierra de Canaán, le contaron a Jacob, su padre, todo lo que les había sucedido.
Le dijeron:
30
«Ese hombre, el señor del país, nos habló en tono muy áspero y nos trató como a espías del país.
31
Nosotros le dijimosSomos gente honrada, nunca hemos sido espías.
32
Somos doce hermanos, hijos de nuestro padre;
uno ya no vive, y el menor está hoy con nuestro padre en la tierra de Canaán.”
33
Entonces ese hombre, el señor del país, nos dijo: “Con esto voy a saber si ustedes son gente honrada: Dejen conmigo a uno de sus hermanos, tomen alimento para el hambre de sus casas, y vayan
34
a traerme a su hermano menor.
Así sabré que ustedes no son espías, sino gente honrada.
Entonces les devolveré a su hermano, y ustedes podrán hacer negocios en el país.”»
35
Al momento de vaciar sus sacos, resultó que en el saco de cada uno de ellos estaba la bolsa con su dinero.
Cuando ellos y su padre vieron las bolsas con su dinero, sintieron mucho miedo.
36
Pero su padre Jacob les dijo:
«Ustedes me están dejando sin hijos.
José ya no está con nosotros, ni Simeón tampoco, y ahora van a llevarse a Benjamín.
¡Todo esto va en contra de mí!»
37
Entonces Rubén habló con su padre, y le dijo:
«Si no te devuelvo a Benjamín, puedes matar a mis dos hijos.
Pon a Benjamín en mis manos, y yo te lo devolveré
38
Y Jacob dijo:
«Mi hijo no irá con ustedes.
Su hermano ha muerto, y sólo él ha quedado.
Si le pasara algo malo en el camino que van a tomar, harán que mis canas bajen al sepulcro con gran pesar