La gloria del nuevo templo

1
El día veintiuno del mes séptimo la palabra del Señor vino por medio del profeta Hageo, y dijo:
2
«Habla ahora con Zorobabel hijo de Salatiel, que es el gobernador de Judá, y con Josué hijo de Josadac, el sumo sacerdote, y también con el resto del pueblo, y diles:
3
“¿Hay entre ustedes alguien que haya visto el esplendor que antes tuvo esta casa? ¿Qué les parece ahora? ¿No es verdad que la ven como muy poca cosa?
4
Pues esfuérzate ahora, Zorobabel, y esfuérzate también tú, Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote;
y ustedes, pueblo todo de la tierra, ¡cobren ánimo y pónganse a trabajar, que yo estoy con ustedes!
Palabra del Señor de los ejércitos.
5
”Mi espíritu estará entre ustedes, de acuerdo con el pacto que hice con ustedes cuando salieron de Egipto.
Así que no tengan miedo.”»
6
Así dice el Señor de los ejércitos:
«Dentro de poco tiempo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca.
7
Haré temblar a todas las naciones.
Entonces vendrá lo más deseado por todas las naciones, y llenaré de gloria esta casa.
Lo digo yo, el Señor de los ejércitos.
8
La plata y el oro son míos.
Palabra del Señor de los ejércitos.
9
»Al final, la gloria de esta casa será mayor que al principio, y haré que en este lugar haya paz.
Lo digo yo, el Señor de los ejércitos
Palabra del Señor de los ejércitos.


El pueblo es reprendido por su infidelidad

10
El día veinticuatro del mes noveno del año segundo de Darío, la palabra del Señor vino por medio del profeta Hageo, y dijo:
11
«Así ha dicho el Señor de los ejércitos: Pregúntales ahora a los sacerdotes en cuanto a la ley.
Diles:
12
“Si alguien lleva carne santificada en la falda de su ropa, y con el vuelo de ella toca pan, comida, vino, aceite, o cualquier otro alimento, ¿la carne queda santificada?” Y los sacerdotes respondieron: “¡Por supuesto que no!”
13
Entonces les dijo Hageo: “Si alguien que esté impuro por haber tocado un cadáver toca alguna de estas cosas, ¿este hecho las hace impuras?” Y los sacerdotes respondieron: “¡Por supuesto que sí!”»
14
Hageo dijo entonces:
«Así es como se porta este pueblo delante de mí, y así también son todas las obras de sus manos.
¡Todo lo que aquí ofrecen es impuro.
Palabra del Señor.
15
»Pero de ahora en adelante pónganse a pensar de corazón, antes de que pongan una piedra sobre otra en el templo del Señor.
16
Antes de que sucediera todo esto, iban ustedes al montón de trigo para recoger veinte sacos, y sólo encontraban diez;
o iban al lagar para sacar cincuenta cántaros de vino, y sólo sacaban veinte.
17
Yo deshice con viento solano, con tizoncillo y con granizo todas las obras de sus manos, pero ustedes no se volvieron a mí.
Palabra del Señor.
18
»Por lo tanto, de ahora en adelante pónganse a pensar de corazón.
A partir del día veinticuatro del mes noveno, día en que se echaron los cimientos del templo del Señor, piensen bien y de corazón:
19
¿No es verdad que la simiente aún está en el granero? ¿No es verdad que todavía no florecen las vides ni las higueras, ni los granados ni los olivos? Pero a partir de este día yo los bendeciré


Promesa del Señor a Zorobabel

20
El día veinticuatro del mismo mes la palabra del Señor vino a Hageo por segunda vez, y dijo:
21
«Habla con Zorobabel, que es el gobernador de Judá, y dile: “Yo voy a hacer que tiemblen los cielos y la tierra.
22
Voy a trastornar el trono de los reinos y a destruir la fuerza de los reinos de las naciones.
Voy a trastornar sus carros de guerra y sus tripulantes, y rodarán por tierra los caballos y sus jinetes, cada uno de ellos a manos de la espada de su compañero.
23
Cuando llegue ese día, yo te tomaré a ti, Zorobabel hijo de Salatiel, y haré de ti mi anillo de sellar, porqueeres mi siervo: ¡yo te he escogido!”»
Palabra del Señor de los ejércitos.