Israel debe volverse al Señor

1
Israel, ¡vuélvete al Señor tu Dios! ¡Por causa de tu pecado has caído!
2
Vuélvete al Señor y, con las mejores palabras suplicantes, dile:
«No te fijes en nuestra maldad;
mira lo bueno en nosotros;
la ofrenda que te traemos son las palabras de nuestros labios.
3
Los asirios no nos librarán, ni montaremos en caballos, ni jamás volveremos a decir a esos ídolos que nosotros mismos hicimos: “Ustedes son nuestros dioses”, porque sólo en ti encuentra misericordia el huérfano
4
«Yo sanaré su rebelión.
Los amaré de pura gracia, porque mi ira se ha apartado de ellos.
5
Yo seré para Israel como el rocío, y él florecerá como lirio y extenderá sus raíces como el Líbano.
6
Sus ramos se extenderán, y su esplendor será como el del olivo, y su perfume será como el del Líbano.
7
Volverán, y se sentarán bajo su sombra;
serán vivificados como el trigo, florecerán como la vid, y su aroma será como el del vino del Líbano.
8
»Dime, Efraín: ¿Qué tengo yo que ver con los ídolos? ¡Soy yo quien te atiende y te mira! ¡Yo soy para ti como verde ciprés! Sólo en mí encuentras tu fruto
9
¿Hay alguien lo bastante sabio para entender esto? ¿Hay alguien con inteligencia para reconocerlo? Porque los caminos del Señor son rectos, y los justos los seguirán.
Pero los rebeldes tropezarán en ellos.