Escarnio contra el rey de Babilonia

1
Ciertamente el Señor tendrá piedad de Jacob.
Todavía Israel será su elegido.
Y lo hará reposar en su tierra, y en torno a la familia de Jacob se reunirán los extranjeros.
2
Habrá pueblos que tomarán a los israelitas y los devolverán a su lugar, y en la tierra del Señor les servirán como esclavos y esclavas;
los israelitas dominarán a quienes antes los dominaron, y serán los amos de quienes los oprimieron.
3
Y cuando el Señor te haga descansar de tus trabajos y temores, y de la dura servidumbre a la que fuiste sometido,
4
pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia:
«¡Vaya fin que tuvo el tirano! ¡Vaya fin que tuvo su arrogancia!
5
El Señor hizo pedazos el cetro de los impíos, el cetro de los grandes señores;
6
de los que castigaban a los pueblos con furor y constantemente los herían;
de los que iracundos dominaban a las naciones y las perseguían con crueldad.
7
Toda la tierra se halla tranquila y en paz;
se cantan alabanzas.
8
¡Hasta los cipreses se alegran de ti! Los cedros del Líbano dicen: “Desde tu caída, ya nadie viene a talarnos.”
9
Allá en lo profundo, el sepulcro está conmocionado;
ante tu llegada, ha despertado a los muertos para que salgan a recibirte;
ha hecho que se levanten de sus tronos todos los príncipes de la tierra y todos los reyes de las naciones.
10
Todos ellos te aclamarán, y te dirán: “¿Tambiénperdiste tu poder? ¡Ya eres uno de nosotros!”
11
Tu soberbia bajó a la tumba, junto con el sonido de tus arpas;
los gusanos son ahora tu cama y tu cobertor.
12
»¡Cómo caíste del cielo, lucero de la mañana! ¡Cómo caíste por tierra, tú que derrotabas a las naciones!
13
Tú, que en tu corazón decías: “Subiré al cielo, por encima de las estrellas de Dios, y allí pondré mi trono.
En el monte del concilio me sentaré, en lo más remoto del norte;
14
subiré hasta las altas nubes, y seré semejante al Altísimo.”
15
Pero ¡ay!, has caído a lo más profundo del sepulcro, a lo más remoto del abismo.
16
Los que te vean, se agacharán para contemplarte, y dirán: “¿No es éste el que hacía temblar la tierra y trastornaba los reinos;
17
el que hizo del mundo un desierto, el que asolaba las ciudades y jamás liberaba a sus presos?”
18
Todos los reyes de las naciones murieron con honra, y ahora yacen en su última morada;
19
pero a ti te arrojan del sepulcro como a una rama despreciable;
como a la ropa de un muerto atravesado por la espada;
has bajado al fondo del sepulcro como un cadáver pisoteado.
20
No serás contado entre los muertos, porquedestruiste a tu país y mataste a tu pueblo.
¡Y jamás se recuerda a la descendencia de los malvados!
21
¡Preparen a sus hijos para la matanza, por causa de la maldad de sus padres! No se levanten, ni tomen posesión de la tierra, ni llenen de ciudades la superficie del mundo.
22
Porque yo me levantaré contra ellos y borraré de Babilonia a los hijos y a los nietos, y su nombre y lo que de él quede.
Palabra del Señor de los ejércitos.
23
»Yo la convertiré en terreno de erizos y en lagunas de agua, y la barreré con la escoba de la destrucción
Palabra del Señor de los ejércitos.


Asiria será destruida

24
El Señor de los ejércitos hizo este juramento:
«Todo se hará tal y como lo he pensado;
todo se confirmará tal y como lo he decidido.
25
Yo destruiré al asirio en mi tierra;
lo pisotearé en mis montes.
Libraré a mi pueblo de su yugo, y le quitaré esa carga de sus hombros
26
Éste es el acuerdo que se ha tomado en toda la tierra, y ésta es la mano que se ha extendido sobre todas las naciones.
27
El Señor de los ejércitos lo ha decidido;
¿quién podrá impedirlo? Él ha extendido su mano;
¿quién la hará retroceder?


Profecía sobre Filistea

28
El año en que murió el rey Ajaz tuvo lugar esta profecía:
29
«Filistea, no te alegres del todo por haberse quebrado la vara del que te hería;
porque de la raíz de la culebra saldrá un áspid, y de su fruto una serpiente voladora.
30
Los primogénitos de los pobres tendrán pastos para sus rebaños, y la gente pobre dormirá tranquila;
pero a tu raíz la haré morir de hambre, y acabaré con lo poco que de ti quede.
31
Ustedes, puertas, ¡griten de dolor! Y tú, ciudad, ¡grita y pide ayuda! Y tú, Filistea, ¡has quedado totalmente deshecha! Del norte viene humo, y en tus asambleas no quedará uno solo.
32
¿Y qué se dirá a los mensajeros de las naciones? Pues que el Señor puso los fundamentos de Sión, y que allí encontrarán refugio los afligidos de su pueblo