Profecía acerca de Etiopía

1
¡Ay del país de amenazantes alas, que está al otro lado de los ríos de Etiopía!
2
¡País que por el mar, y en naves de junco, envía mensajeros sobre las aguas! ¡Vayan, mensajeros veloces, a esa gente de gran estatura y de brillante piel! ¡Vayan al pueblo siempre temible! ¡Vayan a esa gente fuerte y conquistadora, cuya tierra es surcada por los ríos!
3
Y ustedes todos, habitantes de la tierra, ¡fíjense bien cuando se agite la bandera en los montes! ¡presten atención cuando se toque la trompeta!
4
Porque así me ha dicho el Señor:
«Voy a mantenerme quieto, pero desde mi mansión estaré observando;
como el sol brillante después de la lluvia, como una nube de rocío en el calor del verano
5
Pero antes de la siega, cuando caída la flor el grano esté maduro y el fruto esté en su punto, él cortará las ramas y podará las ramitas.
6
Entonces todos serán dejados para comida de las aves silvestres y de las bestias salvajes;
sobre ellos pasarán las aves el verano, e invernarán todas las bestias salvajes.
7
Cuando llegue el momento, ese pueblo de gran estatura y de piel brillante, ese pueblo siempre temible, fuerte y conquistador, cuya tierra es surcada por los ríos, traerá ofrenda al Señor de los ejércitos;
¡la traerá hasta el monte Sión, hasta el santuario del nombre del Señor de los ejércitos!