Profecía acerca del valle de la visión

1
Profecía acerca del valle de la visión.
¿Qué te pasa, que has subido a las azoteas con todos los tuyos?
2
Tú, ciudad turbulenta y alegre, llena de alborotos: tus muertos no murieron a filo de espada, ni cayeron en batalla.
3
Todos tus príncipes huyeron juntos de las flechas;
todos los que estaban dentro de ti fueron atados en grupo cuando intentaban huir.
4
Por eso pido que me dejen llorar amargamente;
no traten de consolarme por la destrucción de la hija de mi pueblo.
5
Porque éste es un día de alboroto, de angustia y de confusión, de parte de Dios, el Señor de los ejércitos.
En el valle de la visión se derriban muros, y se oye clamor por los montes.
6
Elam tomó la aljaba, y carros y jinetes;
Quir preparó el escudo.
7
Tus hermosos valles se llenaron de carros, y gente de a caballo acampó a la entrada de la ciudad.
8
Las defensas de Judá quedaron al descubierto.
Ese día ustedes dirigían la mirada hacia el arsenal en la casa del bosque,
9
y vieron multiplicarse las brechas en la ciudad de David;
recogieron las aguas del estanque inferior,
10
contaron las casas de Jerusalén y las derribaron para reforzar la muralla;
11
hicieron un foso entre los dos muros para el agua del estanque viejo, pero sin la menor consideración para el que lo hizo y le dio forma.
12
Ese día Dios, el Señor de los ejércitos, los convocó al llanto y al lamento, a raparse el cabello y a vestirse de cilicio;
13
pero ustedes prefirieron gozar y divertirse, matar vacas y degollar ovejas, comer carne y beber vino.
Y decían: «Comamos y bebamos, que mañana moriremos
14
Por su parte, el Señor de los ejércitos me dijo al oído: «Este pecado no les será perdonado, hasta que hayan muerto
Lo ha dicho Dios, el Señor de los ejércitos.


Fin de Sebna y promesa a Eliaquín

15
Así dice Dios, el Señor de los ejércitos:
«Ve a donde está ese tesorero, el mayordomo Sebna, y dile:
16
“¿Qué tienesaquí, o a quién tienes aquí, que te has labrado un sepulcro en lo alto? ¿Por qué esculpes para ti una casa en la roca?
17
Mira que el Señor va a llevarte en duro cautiverio, y te cubrirá el rostro;
18
te hará rodar con fuerza, como una rueda por el llano, y así morirás.
¡En eso acabarán tus espléndidos carros, tú que eres la vergüenza de la casa de tu amo!
19
¡Yo te arrojaré de tu puesto! ¡Yo te destituiré!
20
Y ese mismo día llamaré a mi siervo Eliaquín hijo de Hilcías,
21
y le pondré tus vestiduras;
lo ceñiré con tu cinto y le entregaré tu autoridad;
y él será como un padre para los habitantes de Jerusalén y para la casa de Judá.
22
Yo le entregaré la llave de la casa de David.
Lo que él abra, nadie podrá cerrarlo;
lo que él cierre, nadie podrá abrirlo.
23
En el lugar donde yo lo ponga quedará firme como un clavo, y será un trono honroso para la casa de su padre.
24
De él penderá toda la honra de la casa de su padre, de sus hijos y sus nietos, y de todos sus parientes menores en importancia.
25
Pero vendrá el día en que ese clavo, que estaba en lugar firme, será removido y destrozado;
se vendrá abajo, y la carga que de él pendía se hará pedazos.”»
Palabra del Señor de los ejércitos.