Cántico de gratitud al Señor

1
Tú, Señor, eres mi Dios;
yo te exaltaré y alabaré tu nombre
porque has hecho maravillas;
tus consejos siempre han sido
verdaderos y firmes.
2
Redujiste a escombros la ciudad extraña;
dejaste en ruinas la ciudad fortificada,
la que era baluarte de los extraños.
¡Ya no volverá a ser ciudad,
ni nunca más será reedificada!
3
Por eso te honra el pueblo fuerte,
y te teme la ciudad de los violentos.
4
Porque eres la fortaleza del pobre,
del necesitado y del afligido;
eres nuestro refugio contra la tormenta
y nuestra sombra contra el calor
(pues como tormenta nos azota
el ímpetu de los violentos;
5
como el calor en lugar seco,
como el calor debajo de una nube,
es el orgullo de los extranjeros,
perohaces que se apaguen
los cantos de los robustos).
6
En este monte el Señor de los ejércitos ofrecerá un banquete a todos los pueblos.
Habrá los manjares más suculentos y los vinos más refinados.
7
En este monte rasgará el velo con que se cubren todos los pueblos, el velo que envuelve a todas las naciones.
8
Dios el Señor destruirá a la muerte para siempre, enjugará de todos los rostros toda lágrima, y borrará de toda la tierra la afrenta de su pueblo.
El Señor lo ha dicho.
9
En aquel día se dirá:
«¡Éste es nuestro Dios! ¡Éste es el Señor, a quien hemos esperado! ¡Él nos salvará! ¡Nos regocijaremos y nos alegraremos en su salvación
10
Ciertamente, la mano del Señor reposará en este monte.
Pero Moab será pisoteado en su mismo sitio, como se pisotea la paja en el muladar.
11
Allí en el muladar Moab extenderá los brazos, como los extiende el nadador para nadar;
pero el Señor doblegará su soberbia y la destreza de sus manos.
12
Y abatirá la fortaleza de sus altos muros;
¡la humillará y la arrojará hasta el polvo de la tierra!