De Egipto nada puede esperarse

1
¡Ay de los hijos rebeldes, que hacen planes sin tomarme en cuenta;
que buscan cobijarse pero no bajo mi espíritu, con lo que añaden pecado tras pecado!
Palabra del Señor.
2
Sin consultarme antes se dirigen a Egipto para buscar apoyo en el poder del faraón, y poner su esperanza en la protección de los egipcios.
3
Pero ese poder del faraón se les cambiará en vergüenza;
el amparo y protección de Egipto se les volverá confusión.
4
Cuando sus príncipes estén en Soán, y sus embajadores lleguen a Janés,
5
todos se avergonzarán de ese pueblo, que ni les sirve ni los socorre, ni les trae ningún provecho;
más bien, les será motivo de vergüenza y de oprobio.
6
Profecía contra la bestia del Néguev:
Por tierra de tribulación y de angustia, de donde salen la leona y el león, la víbora y la serpiente que vuela, a lomo de asno y sobre las jorobas de sus camellos llevan sus riquezas y sus tesoros a un pueblo que no les será de ningún provecho.
7
La ayuda de Egipto será inútil y endeble.
Por eso, a gritos les hice ver que su fuerza consistía en mantenerse quietos.
8
Así que ve ahora y escribe esto en una tablilla, para que lo lean;
regístrala en un libro, para que permanezca hasta el día final, a través de todos los tiempos.
9
Porque éste es un pueblo rebelde;
es gente mentirosa, que no quiere obedecer las enseñanzas del Señor;
10
a los videntes les dicen: «Ustedes no vean», y a los profetas les piden: «No nos anuncien lo que debemos hacer;
mejor digan cosas halagüeñas, anuncien cosas ilusorias;
11
háganse a un lado, apártense de nuestro camino, ¡alejen de nuestra vista al Santo de Israel
12
Por eso el Santo de Israel dice así:
«Ya que ustedes han rechazado esta palabra, y confían en la violencia y en la iniquidad, y se apoyan en ellas,
13
este pecado será para ustedes como una grieta que se extiende por un alto muro, hasta resquebrajarlo y hacer que se derrumbe en cualquier momento.
14
Y éste se resquebrajará como una vasija de alfarero, que sin misericordia la hacen pedazos;
a tal grado que, de entre los añicos, no se encuentra un solo tiesto para sacar fuego del hogar ni agua del pozo
15
Así ha dicho Dios el Señor, el Santo de Israel:
«La salvación de ustedes depende de que mantengan la calma.
Su fuerza radica en mantener la calma y en confiar en mí.»
Pero ustedes no quisieron obedecer,
16
sino que dijeron:
«De ninguna manera.
Preferimos huir a galope.
¡Cabalgaremos sobre veloces corceles
Por lo tanto, tendrán que huir, y sus perseguidores serán más veloces que ustedes.
17
Un millar de ustedes huirá ante la amenaza de un solo hombre;
y ante la amenaza de cinco huirán todos ustedes, hasta quedar solitarios como un mástil en la cumbre de un monte;
¡como bandera sobre una colina!


Dios se compadecerá de Israel

18
Por lo tanto, el Señor esperará un poco y tendrá piedad de ustedes, y por eso será exaltado por la misericordia que tendrá de ustedes.
Ciertamente el Señor es un Dios justo;
¡dichosos todos los que confían en él!
19
Ustedes, los que habitan en el monte de Sión, en Jerusalén, nunca más volverán a llorar;
porque el Dios misericordioso se apiadará de ustedes, y les responderá cuando oiga la voz de su clamor.
20
Aunque el Señor les hará comer un pan de congoja y les dará a beber agua de angustia, nunca más se les quitarán sus maestros, sino que los verán con sus propios ojos.
21
Entonces oirán ustedes decir a sus espaldas estas palabras: «Éste es el camino;
vayan por él.
No se desvíen a la derecha ni a la izquierda
22
Entonces rasparán la cubierta de sus esculturas de plata y la vestidura de sus imágenes de oro fundido;
las harán a un lado, como a un trapo asqueroso, y dirán: «¡Fuera de aquí
23
Cuando siembres la tierra, el Señor enviará lluvia sobre tu siembra, y del fruto de la tierra te dará abundante comida.
Entonces tus ganados pastarán en terrenos espaciosos;
24
tus bueyes y tus asnos, con los que labras la tierra, comerán grano limpio, sacudido con pala y criba;
25
y el día de la gran matanza, cuando caigan las torres, sobre todo monte alto y sobre toda colina elevada habrá muchos ríos y arroyos.
26
El día que el Señor ponga una venda en la herida de su pueblo, y cure la llaga que le causó, la luz de la luna alumbrará como la luz del sol, y la luz del sol alumbrará siete veces más, como la luz de siete días.


Juicio del Señor contra Asiria

27
¡Miren! ¡El nombre del Señor viene de lejos! Viene con el rostro encendido y con llamas de fuego devorador;
sus labios están llenos de ira, y su lengua parece un fuego abrasador;
28
su aliento es como un torrente que llega hasta el cuello y que todo lo inunda;
va a zarandear a las naciones con una criba destructora;
va a poner un freno en la quijada de los pueblos, para hacerlos errar.
29
Pero ustedes cantarán con un corazón alegre, como en la noche en que se celebra la pascua;
como el flautista que va al monte del Señor para honrar al Fuerte de Israel.
30
Y el Señor hará oír su potente voz, y dejará ver cómo descarga su brazo: ¡con rostro enfurecido y con la llama de un fuego abrasador!, ¡con un torbellino, y tempestad y piedras de granizo!
31
Ciertamente Asiria, que hirió con vara, será quebrantada con la voz del Señor.
32
Y cada golpe de la vara justiciera que el Señor descargue sobre ella, irá acompañado de música de arpas y panderos;
¡él librará contra ella una batalla estruendosa!
33
Desde hace mucho tiempo está ya dispuesta y preparada para el rey una pira con mucha leña.
Es ancha y profunda, y sólo espera el soplo del Señor para prenderse como un río de azufre.