1
»Ese día, siete mujeres se aferrarán a un solo hombre y le dirán: “Nosotras veremos qué comer y con qué vestirnos;
sólo te pedimos que nos dejes llevar tu nombre.
¡Borra de nosotros esa vergüenza!”


El glorioso futuro de Jerusalén

2
Ese día, el renuevo del Señor será de gloria y hermosura, y el fruto de la tierra será de honra y grandeza para los sobrevivientes de Israel.
3
Sucederá que quien se quede en Sión, y quien sea dejado en Jerusalén, será llamado santo;
es decir, todos los que estén con vida y registrados en Jerusalén.
4
Cuando el Señor lave las impurezas de las hijas de Sión, y con el soplo abrasador de su justicia limpie la sangre que hay en medio de Jerusalén,
5
creará una nube oscura durante el día, y un fuego flamígero y resplandeciente durante la noche, para cubrir todo lugar en el monte de Sión y donde haya reuniones.
Y sobre todo esto estará la gloria del Señor.
6
Además, habrá un resguardo, una sombra contra el calor del día, para guarecerse de la lluvia y del aluvión.