Dios reprende la infidelidad de Israel

1
»Escuchen esto ustedes, los de la casa de Jacob;
ustedes que llevan el nombre de Israel y que salieron de las aguas de Judá;
ustedes que juran en el nombre del Señor e invocan al Dios de Israel, aunque no en verdad ni en justicia;
2
ustedes que reciben su nombre de la santa ciudad y confían en el Dios de Israel, cuyo nombre es el Señor de los ejércitos:
3
Los acontecimientos de antaño ya antes los había anunciado;
salieron de mi boca y los di a conocer;
actué al momento y los hice realidad.
4
Yo sé bien que eres muy necio;
que tu cuello es duro como el hierro, y que tu frente parece de bronce.
5
Yo te lo anuncié con anticipación;
antes de que sucediera te lo hice saber, para que no dijeras: “Esto lo hicieron mis ídolos.
Mis imágenes de escultura y de fundición lo ordenaron.”
6
»Todos ustedes lo han oído;
todos lo han visto.
¿Y no lo darán a conocer? A partir de este momento les daré a saber cosas nuevas y secretas que no conocían.
7
Han sido creadas ahora, y no en días pasados;
antes de hoy no las habías oído, para que no digas: “Fíjense que ya lo sabía.”
8
Esto nunca antes lo habías oído ni conocido;
antes de ahora no se había abierto tu oído, pues yo sabía que eres desobediente.
Por eso te he llamadorebelde desde antes de nacer”.
9
»Por causa de mi nombre, y porque está en juego mi alabanza, refrenaré mi enojo;
me contendré para no destruirte.
10
Bien puedes ver que te he purificado, y no como a la plata;
yo te elegí en el horno de la aflicción.
11
Lo hice por mí, por causa de mí mismo, para que mi nombre no sea profanado, pues no daré a ningún otro mi honra.
12
»Jacob, yo te he llamado;
Israel, escúchame: Sólo yo soy el primero, y sólo yo soy el último.
13
Con mi propia mano establecí la tierra;
con la palma de mi mano derecha medí los cielos y, cuando los llamé, juntos se presentaron ante mí.
14
»Júntense todos ustedes, y escuchen: ¿Quién de ellos puede anunciar estas cosas? Aquel a quien yo, el Señor, amo, cumplirá mi voluntad en Babilonia, y descargará su brazo sobre los caldeos.
15
Soy yo quien ha hablado;
soy yo quien lo llamó y lo hizo venir;
por lo tanto, sus acciones serán prosperadas
16
Acérquense a mí y escuchen esto.
Desde un principio no he hablado en secreto;
yo estaba allí desde que esto se hizo realidad, y ahora el Señor y su espíritu me han enviado.
17
Así dice el Señor, tu Redentor, el Santo de Israel:
«Yo soy el Señor tu Dios, cuya enseñanza es provechosa, y que te dirige por el camino que debes seguir.
18
Si hubieras prestado atención a mis mandamientos, tu paz habría fluido como un río, y tu justicia sería como las olas del mar;
19
tu descendencia, tus renuevos, serían incontables como los granos de arena, y su nombre nunca sería erradicado ni borrado de mi presencia
20
¡Salgan de Babilonia! ¡Huyan de entre los caldeos! ¡Anuncien esto con voces de alegría! ¡Denlo a conocer, difúndanlo hasta los últimos rincones de la tierra! ¡Digan que el Señor ha redimido a Jacob, su siervo!
21
Ellos no tuvieron sed cuando él los llevó a través del desierto, cuando hizo que brotara para ellos agua de la piedra, cuando hendió la peña y las aguas fluyeron.
22
El Señor ha dicho: «No hay paz para los malvados».