Dios librará A Sión del cautiverio

1
¡Despierta, Sión, despierta! ¡Revístete de poder, Jerusalén! ¡Ponte tu mejor ropa, ciudad santa! ¡Nunca más vendrá a ti gente impura e incircuncisa!
2
¡Sacúdete el polvo, Jerusalén, y levántate para reinar! ¡Quítate del cuello esas ataduras, cautiva hija de Sión!
3
Porque así dice el Señor:
«Ustedes fueron vendidos, pero no a cambio de dinero, así que sin dinero serán rescatados
4
Así también dice Dios, el Señor:
«En el pasado mi pueblo bajó a Egipto para vivir allá, y los asirios lo cautivaron sin motivo.
5
Y ahora ¿a quién tengo aquí? Mi pueblo es llevado injustamente;
los que lo dominan lo hacen aullar de dolor, y mi nombre es blasfemado todo el día y sin cesar.
Palabra del Señor.
6
»Por lo tanto, cuando llegue el momento mi pueblo conocerá mi nombre.
Yo mismo lo he dicho, y yo estaré allí presente
7
¡Cuán hermosos son, sobre los montes, los pies del que trae buenas nuevas! Los pies del que anuncia la paz, del que trae buenas noticias, del que anuncia salvación, del que le dice a Sión: «¡Tu Dios reina
8
¡Tus atalayas dejan oír su voz! ¡Al unísono lanzan voces de júbilo! ¡Con sus propios ojos ven que el Señor vuelve a Sión!
9
Páramos de Jerusalén, ¡canten alabanzas y alégrense a una voz! ¡El Señor ha consolado a su pueblo, ha redimido a Jerusalén!
10
El Señor ha desnudado su santo brazo a la vista de todas las naciones, y todos los confines de la tierra verán la salvación de nuestro Dios.
11
¡Apártense, apártense! ¡Salgan de ahí, y no toquen nada inmundo! ¡Salgan de esa ciudad y purifíquense, pues son ustedes portadores de los utensilios del Señor!
12
Ciertamente no saldrán ustedes de prisa ni huyendo de nadie: ¡El Señor irá a la vanguardia! ¡El Dios de Israel irá a la retaguardia!


Sufrimientos del Siervo del Señor

13
¡Aquí está mi siervo! Será prosperado, engrandecido y exaltado;
será puesto muy en alto.
14
Muchos se asombrarán al verlo.
Su semblante fue de tal manera desfigurado, que no parecía un ser humano;
su hermosura no era la del resto de los hombres.
15
Muchas naciones se asombrarán de él.
Los reyes callarán al verlo, porque verán algo que nunca les fue contado, y entenderán algo que jamás habían oído.