Contra los ricos opresores

1
Ahora, ustedes los ricos, escuchen con cuidado.
¡Lloren a voz en cuello por las calamidades que les sobrevendrán!
2
Sus riquezas están podridas, y sus ropas están carcomidas por la polilla.
3
Su oro y su plata están llenos de moho, y ese mismo moho los acusará, y los consumirá como el fuego.
Ustedes acumulan riquezas, ¡hasta en los últimos tiempos!
4
Pero claman contra ustedes los sueldos que, con engaños, no han pagado a los que trabajaron levantando sus cosechas.
¡Y el clamor de esos trabajadores ha llegado a los oídos del Señor de los ejércitos!
5
Aquí en la tierra, ustedes han vivido rodeados de placeres, y lo único que han logrado es engordar para el día de la matanza.
6
A la gente honrada la han condenado a morir, sin que ellos pudieran defenderse.


Oración y paciencia

7
Pero ustedes, hermanos, tengan paciencia hasta la venida del Señor.
Fíjense en el labrador, cómo espera el preciado fruto de la tierra, y cómo aguarda con paciencia a que lleguen las lluvias tempranas y tardías.
8
También ustedes, tengan paciencia y manténganse firmes, que ya está cerca la venida del Señor.
9
Hermanos, no se quejen unos de otros, para que no sean condenados.
¡Vean que el juez ya está a la puerta!
10
Hermanos míos, tomen como ejemplo de sufrimiento y de paciencia a los profetas que hablaron en el nombre del Señor.
11
Recuerden que nosotros consideramos dichosos a los que pacientemente sufren.
Ustedes ya han sabido de la paciencia de Job, y saben también cómo lo trató el Señor al final, porque él es todo compasión y misericordia.
12
Pero sobre todo, hermanos míos, no juren ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ninguna otra cosa.
Cuando digan «sí», que sea «sí»;
y cuando digan «no», que sea «no».
De lo contrario, caerán en condenación.
13
¿Hay alguien entre ustedes, que esté afligido? Que ore a Dios.
¿Alguno de ustedes está de buen humor? Que cante alabanzas.
14
¿Hay entre ustedes algún enfermo? Que se llame a los ancianos de la iglesia, para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor.
15
La oración de fe sanará al enfermo, y el Señor lo levantará de su lecho.
Si acaso ha pecado, sus pecados le serán perdonados.
16
Confiesen sus pecados unos a otros, y oren unos por otros, para que sean sanados.
La oración del justo es muy poderosa y efectiva.
17
Elías era un hombre con limitaciones semejantes a las nuestras.
Pero oró con fervor para que no lloviera, y durante tres años y seis meses no llovió sobre la tierra.
18
Después volvió a orar, y el cielo dejó caer su lluvia, y la tierra dio sus frutos.
19
Hermanos, si alguno de ustedes se ha apartado de la verdad, y otro lo hace volver a ella,
20
sepan que el que haga volver al pecador de su mal camino, lo salvará de la muerte y cubrirá una gran cantidad de pecados.