Micaía y los danitas

1
En aquellos tiempos no había rey en Israel.
Y como hasta entonces los de la tribu de Dan no habían recibido entre las tribus de Israel su parte de la tierra, andaban en búsqueda de un lugar para vivir.
2
Entonces eligieron de entre ellos a cinco de sus hombres más valientes, los cuales eran de Sorá y de Estaol, para que fueran a reconocer y explorar la tierra.
Cuando estos hombre llegaron al monte de Efraín, se quedaron a descansar en la casa de Micaía.
3
Pero antes de llegar a la casa de Micaía, oyeron al joven levita y reconocieron su voz, y al verlo le preguntaron:
«¿Quién te trajo a este lugar? ¿Qué haces aquí? ¿A qué te dedicas
4
El levita les contó cómo lo había tratado Micaía, y que le había pedido ser su sacerdote.
5
Entonces ellos le dijeron:
«Consulta a Dios.
Queremos saber si tendremos éxito en este viaje de reconocimiento que estamos haciendo
6
Y el sacerdote les respondió:
«Vayan en paz.
El Señor ve con buenos ojos el propósito de su viaje
7
Los cinco espías salieron de allí y se dirigieron a Lais, donde vieron que el pueblo vivía tranquilo y confiado, como acostumbraban vivir los habitantes de Sidón, aunque vivían lejos de ellos.
No tenían tratos con nadie, ni había nadie en esa región que los perturbara, pues no tenían rey.
8
Cuando los espías regresaron a Sorá y Estaol, con sus hermanos, éstos les preguntaron:
«¿Qué encontraron
Y ellos respondieron:
9
«¡Vayamos a atacarlos! Nosotros ya exploramos la región, y hemos visto que es muy buena.
Y ustedes, ¿no van a hacer nada? ¡No se queden ahí sentados! ¡Pónganse en marcha, y vamos a tomar posesión de esa tierra!
10
Al llegar, van a encontrar a un pueblo confiado, que tiene una gran extensión de tierra, la cual Dios nos ha entregado.
¡Es una tierra a la que no le falta nada
11
Entonces salieron de Sorá y de Estaol seiscientos danitas, armados para la batalla.
12
Fueron y acamparon al occidente de Quiriat Yearín, en Judá.
Hasta el día de hoy, ese lugar se llama «Campamento de Dan».
13
De allí se fueron al monte de Efraín, y llegaron a la casa de Micaía.
14
Los cinco espías que habían ido a reconocer la tierra de Lais, les advirtieron a sus hermanos:
«Tengan cuidado con lo que van a hacer, porque en esas casas hay un efod y terafines, y una imagen tallada y otra de fundición
15
Cuando los hombres armados llegaron a la casa de Micaía, donde estaba el joven levita, le preguntaron cómo estaba.
16
Los seiscientos danitas se quedaron, con sus armas, a la entrada de la puerta,
17
y mientras el sacerdote hablaba a la entrada de la casa con los seiscientos hombres armados, los cinco espías entraron y se apoderaron de la imagen tallada y de la imagen de fundición, y también del efod y los terafines.
18
Al ver el sacerdote que los espías habían entrado en la casa para tomar las imágenes y el efod y los terafines, les preguntó:
«¿Qué están haciendo ustedes
19
Y ellos le respondieron:
«Cállate, y no digas nada.
Mejor ven con nosotros, para que seas nuestro padre y sacerdote.
¿Qué es mejor? ¿Seguir siendo sacerdote en casa de un solo hombre, o serlo de toda una tribu y familia de Israel
20
Al joven sacerdote le agradó la idea, y tomó el efod, los terafines y las imágenes, y se fue con ellos.
21
En cuanto ellos emprendieron la marcha, pusieron por delante a los niños, el ganado y el bagaje.
22
Y cuando ya estaban lejos de la casa, Micaía y la gente que vivía en los alrededores se juntaron para perseguir a los danitas.
23
Como gritaban muy fuerte, los danitas se volvieron y le dijeron a Micaía:
«¿Qué te pasa? ¿Por qué has juntado tanta gente
24
Y Micaías respondió:
«Ustedes se han adueñado de los dioses que hice, y también se llevan al sacerdote, ¿y a mí qué me queda? ¿Y todavía me preguntan qué me pasa
25
Pero los danitas le respondieron:
«Ya deja de gritarnos.
No vaya a ser que alguno de nosotros pierda la paciencia y te mate, junto con toda tu familia
26
Y los danitas siguieron su camino.
Y al ver Micaía que ellos eran más fuertes que él, regresó a su casa.
27
Los danitas se llevaron todo lo que había hecho Micaía, y también al sacerdote.
Y cuando llegaron a Lais y vieron que el pueblo era tranquilo y confiado, mataron a filo de espada a sus habitantes, y luego quemaron la ciudad.
28
Nadie pudo defenderlos, porque vivían lejos de Sidón y no tenían negocios con nadie, pues Lais estaba en el valle cercano a Bet Rejob.
Más tarde, los danitas reedificaron la ciudad para vivir allí.
29
A la ciudad que antes se llamaba Lais, los danitas la llamaron Dan, en honor a su antepasado, que fue uno de los hijos de Israel.
30
Luego los danitas erigieron la imagen, y Jonatán hijo de Gersón y nieto de Moisés, y sus hijos, fueron los sacerdotes en la tribu de Dan hasta los días del cautiverio.
31
Erigieron entre ellos la imagen tallada que Micaía había hecho, y la honraron todo el tiempo que el santuario de Dios estuvo en Silo.