Mensaje acerca de la sequía

1
La palabra del Señor vino a Jeremías por causa de la sequía.
2
Judá está de luto.
Ya nadie frecuenta sus puertas.
Todos se sientan en el suelo, y el clamor de Jerusalén va en aumento.
3
Los ricos mandan a sus criados por agua, y ellos van a las cisternas;
pero vuelven con las vasijas vacías porque agua no hay, y avergonzados se sonrojan y no dan la cara.
4
La tierra se resquebraja porque no ha llovido en el país.
Los labradores están confundidos, y esconden el rostro.
5
Aun las ciervas paren a sus crías y las abandonan en los campos, porque ya no hay hierba.
6
Los asnos salvajes se paran en lo alto de los cerros, con la mirada perdida, y aspiran el viento, como chacales, porque ya no hay hierba.
7
Señor, aunque nuestras iniquidades nos acusan, y aunque nuestras rebeliones se han multiplicado y hemos pecado contra ti, haz honor a tu nombre y actúa en nuestro favor.
8
¡Tú eres la esperanza de Israel! ¡Tú eres su protector en momentos de angustia! ¿Por qué actúas como si fueras un extraño en la tierra, como un caminante que se retira para pasar la noche?
9
¿Por qué te quedas atónito, como un guerrero incapaz de salvarnos? ¡Tú estás en medio de nosotros, Señor, y tu nombre es invocado sobre nosotros! ¡No nos desampares!
10
Así ha dicho el Señor acerca de este pueblo:
«A ellos les encanta ir de un lado a otro, sin descanso.
Por eso no son de mi agrado.
Así que voy a tomar en cuenta su maldad, y castigaré sus pecados
11
El Señor me dijo:
«No me pidas que trate bien a este pueblo.
12
Cuando ayunen, no voy a atender su clamor;
cuando me ofrezcan holocaustos y ofrendas, no los aceptaré.
Al contrario, voy a exterminarlos con la espada, el hambre y la peste
13
Yo le contesté:
«¡Ay, Señor, Señor! Toma en cuenta que los profetas les dicen que no van a enfrentar la espada, y que tampoco sufrirán de hambre, sino que en este lugar les darás una paz duradera
14
Y el Señor me dijo:
«Eso que los profetas anuncian en mi nombre es una mentira.
Yo no los envié, ni los mandé, ni les hablé.
Lo que ellos anuncian es una visión falsa, una adivinanza.
De su mente sacan palabras huecas y engañosas
15
Por lo tanto, así ha dicho el Señor:
«En cuanto a los profetas que hablan en mi nombre, y que dicen que no habrá espada ni hambre en esta tierra, aclaro que yo no los envié a profetizar, y que con espada y con hambre serán consumidos.
16
El pueblo al cual le profetizan será lanzado a las calles de Jerusalén a punta de espada y por causa del hambre.
No habrá quien los entierre a ellos, ni a sus mujeres, ni a sus hijos e hijas.
Sobre ellos derramaré su propia maldad.
17
»Tú les dirás lo siguiente: “Que mis ojos derramen sin cesar lágrimas noche y día, porque la virginal hija de mi pueblo sufre de un gran quebrantamiento: sufre de una plaga muy dolorosa.
18
Si salgo al campo, veo a los que han muerto a filo de espada;
si entro en la ciudad, veo a los que se están muriendo de hambre.
Y es que tanto los profetas como los sacerdotes recorrieron el país, sin saber lo que hacían.”»
19
¿Acaso has desechado por completo a Judá?
¿En verdad aborreces a Sión?
¿Por qué nos has herido sin darnos el remedio?
Esperábamos tener paz, y no recibimos ningún bien;
esperábamos ser sanados, y sólo estamos confundidos.
20
Reconocemos, Señor, nuestra impiedad
y la iniquidad de nuestros padres,
pues contra ti hemos pecado.
21
¡Pero no nos deseches!
¡No deshonres tu trono glorioso!
¡Haz honor a tu nombre!
¡Acuérdate de tu pacto con nosotros!
¡No lo invalides!
22
No hay entre los ídolos de las naciones
uno solo que haga llover.
¡Pero tú, Señor, eres nuestro Dios!
¡Tú eres quien nos manda del cielo las lluvias!
Por eso esperamos en ti,
pueshaces todas estas cosas.