La señal del alfarero y el barro

1
La palabra del Señor vino a mí, Jeremías, y me dijo:
2
«Levántate y ve a la casa del alfarero.
Allí te daré un mensaje
3
Yo me dirigí a la casa del alfarero, y lo encontré trabajando sobre el torno.
4
La vasija de barro que él hacía se deshizo en su mano, así que él volvió a hacer otra vasija, tal y como él quería hacerla.
5
Entonces la palabra del Señor vino a mí, y me dijo:
6
«Casa de Israel, ¿acaso no puedo yo hacer con ustedes lo mismo que hace este alfarero? Ustedes, casa de Israel, son en mi mano como el barro en la mano del alfarero.
Palabra del Señor.
7
»En cualquier momento puedo decir, de algún pueblo o reino, que lo voy a arrancar, derribar, o destruir.
8
Pero si ese pueblo o reino se aparta de su maldad, contra la cual hablé, yo desistiré del daño que había pensado hacerles.
9
»En cualquier momento puedo también decir, de algún pueblo o reino, que lo voy a edificar y plantar.
10
Pero si ese pueblo o reino hace lo malo ante mis ojos, y no me obedece, yo dejaré de hacerles el bien que había pensado hacerles.
11
»Así que ve y habla con todos los habitantes de Judá y de Jerusalén, y diles de mi parte que yo, el Señor, ya he tomado una decisión, y que ahora me dispongo a castigarlos.
Que se aparten ya de su mal camino, y que mejoren su conducta y sus acciones
12
Pero ellos dijeron:
«No hay caso.
Iremos en pos de nuestros ídolos, y cada uno de nosotros seguirá las intenciones de su malvado corazón
13
Por lo tanto, así ha dicho el Señor:
«Pregunten ahora entre las naciones, cuál de ellas ha sabido de algo parecido.
¡Lo que ha hecho la virginal Israel es horrible!
14
¿Alguna vez falta la nieve del Líbano sobre las piedras del campo? ¿O llegan a faltar las heladas aguas que bajan de lejanas tierras?
15
En cambio, mi pueblo me ha olvidado y ha ofrecido incienso a dioses falsos;
ha tropezado en sus caminos, en las sendas de siempre, y anda por atajos y no por el camino principal;
16
han convertido su país en un terreno desolado, del que todos se burlan;
todos los que pasan mueven la cabeza y apenas dan crédito a lo que ven.
17
Cuando llegue el desastre, les daré la espalda, y como el viento solano los esparciré delante de sus enemigos


Conspiración del pueblo y oración de Jeremías

18
Ellos dijeron:
«Vengan y hagamos planes en contra de Jeremías.
Sacerdotes que nos guíen no habrán de faltarnos, ni tampoco sabios que nos aconsejen ni profetas que nos hablen.
Vengan, vamos a atacarlo de palabra, y no hagamos caso a lo que dice
19
Señor, posa tus ojos en mí, y escucha lo que dicen los que contienden conmigo.
20
Acuérdate de que yo intercedí ante ti en favor de ellos, para que tú nos los castigaras.
¿Merezco que me paguen mal por hacerles bien? Sin embargo, ¡me han cavado una tumba!
21
Por eso, ¡deja que sus hijos se mueran de hambre! ¡Dispérsalos por causa de la guerra! ¡Que se queden viudas sus mujeres, y sin hijos! ¡Que sus maridos sean condenados a muerte, y que sus jóvenes mueran a filo de espada en la guerra!
22
¡Que se oiga clamor en sus casas, cuando de pronto lances contra ellos un ejército! Porque, para atraparme, ellos cavaron un hoyo y me tendieron una trampa.
23
Pero tú, Señor, conoces todos sus planes para matarme;
¡no los perdones por su maldad, ni borres delante de ti su pecado! En tu enojo, ¡hazlos tropezar en tu presencia!