La señal de la vasija rota

1
Así dijo el Señor:
«Ve y compra del alfarero una vasija de barro.
Lleva contigo a algunos de los ancianos del pueblo y de los ancianos de los sacerdotes.
2
Luego saldrás al valle de Ben Jinón, que está a la entrada de la puerta oriental, y allí proclamarás
3
esto que voy a decirte: “Reyes de Judá, y habitantes de Jerusalén, ¡oigan la palabra del Señor! Así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: Yo voy a traer sobre este lugar tal calamidad, que a todo el que lo sepa le zumbarán los oídos.
4
Ustedes me han abandonado.
Han profanado este lugar al ofrecer en él incienso a dioses ajenos, dioses que ni ustedes ni sus padres conocieron, ni tampoco los reyes de Judá, y lo han llenado con la sangre de gente inocente.
5
Construyeron altares a Baal, y allí le ofrecieron a sus hijos en holocausto;
lo cual nunca les mandé, ni lo mencioné ni me vino a la mente.
6
Por lo tanto, vienen días cuando este lugar no volverá a llamarse Tofet, ni valle de Ben Jinón, sino Valle de la Matanza.”
Palabra del Señor.
7
»Yo frustraré en este lugar los planes de Judá y de Jerusalén, y delante de sus enemigos los haré caer a filo de espada;
los pondré en las manos de los que buscan matarlos, y dejaré que sus cuerpos les sirvan de alimento a las aves de rapiña y a los animales salvajes.
8
Haré de esta ciudad un motivo de espanto y de burla.
Todos los que pasen por ella quedarán asombrados y se burlarán de su total destrucción.
9
Será tal el asedio y las angustias que les harán pasar sus enemigos, los que buscan matarlos, que todos ustedes se comerán la carne misma de sus hijos e hijas, y aun la carne de sus amigos.
10
»Entonces, en presencia de tus acompañantes, harás pedazos la vasija
11
y les dirás que yo, el Señor de los ejércitos, he decidido hacer pedazos a este pueblo y a esta ciudad, como quien hace pedazos una vasija de barro.
¡Nunca más volverán a ser lo que fueron! Y los enterrarán en Tofet, porque no habrá otro lugar donde los entierren.
12
Eso es lo que voy a hacer con este lugar.
Haré con esta ciudad y con sus habitantes lo mismo que hice con Tofet.
Palabra del Señor.
13
»Puesto que sobre los tejados de todas sus casas ofrecieron incienso a todas las huestes celestiales, y derramaron libaciones en honor a dioses ajenos, todas las casas de Jerusalén y de los reyes de Judá quedarán impuras, como impuro quedó Tofet
14
Luego Jeremías volvió de Tofet, adonde el Señor lo había enviado a profetizar, y en el atrio de la casa del Señor se puso de pie y le dijo a todo el pueblo:
15
«Así ha dicho el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: “Esta ciudad, y todas las villas que la rodean, se han encaprichado y no quieren oír mis palabras.
Por eso, voy a traer sobre ella todo el mal que le había anunciado.”»