La señal de los yugos

1
Al principio del reinado en Judá de Joacín hijo de Josías, la palabra del Señor vino a mí, y me dijo así:
2
«Jeremías, hazte unas coyundas y unos yugos, y póntelos sobre el cuello.
3
Luego, por medio de los mensajeros que vienen a Jerusalén para ver a Sedequías rey de Judá, se los enviarás a los reyes de Edom, Moab, Amón, Tiro y Sidón,
4
junto con el siguiente mensaje para sus respectivos señores: “Yo, el Señor de los ejércitos y Dios de Israel, les recuerdo esto:
5
Yo, con gran despliegue de poder y con mi brazo extendido, hice la tierra y al hombre, y también a los animales que están sobre la tierra, y la tierra se la di a quien mejor me pareció.
6
Ahora he puesto todos estos territorios en manos de mi siervo Nabucodonosor, rey de Babilonia, y hasta le he dado los animales salvajes, para que le sirvan.
7
Y todas las naciones le servirán, a él, y a su hijo y a su nieto, hasta que llegue el momento de que su propio país sea reducido a servidumbre por muchas naciones y grandes reyes.
8
Yo castigaré a la nación y al reino que no sirva a Nabucodonosor rey de Babilonia, ni doblegue su cuello bajo su yugo;
los castigaré con espada, y hambre y peste, hasta que a él mismo le permita destruirlos por completo.
Palabra del Señor.
9
Así que ustedes no presten oído a sus profetas, adivinos, intérpretes de sueños, agoreros y encantadores, que les dicen que no se rindan ante el rey de Babilonia.
10
Lo que ellos les dicen es mentira.
Lo que buscan es que ustedes se alejen de su tierra, para que yo los expulse y ustedes mueran.
11
Pero a la nación que doblegue su cuello al yugo del rey de Babilonia y le sirva, yo la dejaré en su tierra, para que la cultive y la habite.”»
Palabra del Señor.
12
Estas mismas palabras se las comuniqué a Sedequías rey de Judá.
Le dije:
«Dobleguen su cuello al yugo del rey de Babilonia, y sírvanle a él y a su pueblo.
Así seguirán con vida.
13
¿Por qué han de morir tú y tu pueblo por la espada, o de hambre y de peste, como ha dicho el Señor que pasará con la nación que no sirva al rey de Babilonia?
14
No hagan caso de las palabras de los profetas que les dicen que no sirvan al rey de Babilonia.
Lo que ellos les profetizan es mentira.
15
El Señor no los ha enviado.
Ellos profetizan falsamente en nombre del Señor, para que él los expulse de su tierra y ustedes mueran, junto con los profetas que les anuncian tales cosas
Palabra del Señor.
16
También hablé con los sacerdotes y con todo este pueblo.
Les dije:
«Así ha dicho el Señor: “No hagan caso de las palabras de esos profetas que les dicen que muy pronto los utensilios de la casa del Señor serán traídos de Babilonia.
Eso que les profetizan es una mentira.”»
17
No les hagan caso.
Sirvan al rey de Babilonia, y seguirán con vida.
¿Por qué tiene que ser destruida esta ciudad?
18
Si en verdad ellos son profetas, y si la palabra del Señor los respalda, pídanle ahora al Señor de los ejércitos que los utensilios que han quedado en la casa del Señor, y en el palacio del rey de Judá y en Jerusalén, no sean llevados a Babilonia.
19
Porque el Señor de los ejércitos ha hablado acerca de las columnas, del estanque, de las basas y del resto de los utensilios que quedan en esta ciudad
20
y que no quitó Nabucodonosor rey de Babilonia cuando se llevó de Jerusalén a Babilonia a Jeconías hijo de Joacín, rey de Judá, y a todos los nobles de Judá y de Jerusalén.
21
Esto es lo que dijo el Señor de los ejércitos, Dios de Israel, acerca de los utensilios que quedaron en su templo, y en el palacio del rey de Judá y en Jerusalén:
22
«Serán llevados a Babilonia, y allí se quedarán hasta el día en que yo los visite.
Después de eso volveré a traerlos y los restauraré a este lugar
Palabra del Señor.