Restauración de Jerusalén

1
La palabra del Señor vino a Jeremías por segunda vez, mientras él estaba aún preso en el patio de la cárcel.
Le dijo:
2
«Yo, el Señor, que hizo la tierra y la formó para afirmarla, y cuyo nombre es el Señor, declaro:
3
Clama a mí, y yo te responderé;
te daré a conocer cosas grandes y maravillosas que tú no conoces.
4
Yo, el Señor y Dios de Israel, declaro acerca de las casas de esta ciudad, y de los palacios de los reyes de Judá, que han sido derribados con arietes y con hachas.
5
Los caldeos han llegado a combatir y a llenar las casas con los cadáveres de los que yo herí en mi furor y mi enojo, pues yo escondí mi rostro de esta ciudad por causa de toda su maldad.
6
Pero les traeré salud y medicamentos, y los sanaré, y les haré experimentar una paz abundante y duradera.
7
Haré volver a los cautivos de Judá y de Israel, y los restableceré como al principio.
8
Los limpiaré de toda la maldad que los llevó a pecar contra mí, y les perdonaré todos los pecados que cometieron contra mí, y también sus rebeldías.
9
Entre todas las naciones de la tierra, que sabrán de todo el bien que les haré, Jerusalén será paramotivo de gozo, alabanza y gloria.
Y las naciones temerán y temblarán al ver todo el bien que les haré y toda la paz que les haré.
10
»Yo, el Señor, declaro: En este lugar, del cual dicen que está desierto y sin gente ni animales, y en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, que ahora están en ruinas, sin gente ni animales,
11
volverá a escucharse la voz de gozo y de alegría, la voz del novio y de la novia, la voz de los que dicen: “¡Alabemos al Señor de los ejércitos, porque el Señor es bueno, porque su misericordia es eterna!”, la voz de los que traen a mi casa ofrendas de acción de gracias.
Porque yo haré que cambie la suerte de esta tierra, la cual volverá a ser lo que antes fue.
Yo, el Señor, lo he dicho.
12
»Yo, el Señor de los ejércitos, declaro: En este lugar desierto, sin gente ni animales, y en todas sus ciudades, volverá a haber pastos donde los pastores harán pacer a sus ganados.
13
En las ciudades de las montañas y de la Sefela, y en las ciudades del Néguev en la tierra de Benjamín y alrededor de Jerusalén, y en las ciudades de Judá, se volverán a contar los ganados.
Yo, el Señor, lo he dicho.
14
»Vienen días en que yo confirmaré las buenas promesas que he hecho a la casa de Israel y a la casa de Judá.
Palabra del Señor.
15
»Cuando llegue el día y el momento, haré que de David surja un Renuevo de justicia, que impondrá la justicia y el derecho en la tierra.
16
En esos días Judá será salvado, y Jerusalén habitará segura y será llamada “El Señor es nuestra justicia”.
17
»Yo, el Señor, declaro: Nunca faltará un sucesor de David en el trono de la casa de Israel.
18
Tampoco faltarán sacerdotes ni levitas que todos los días ofrezcan anteholocaustos, ofrendas quemadas y sacrificios
19
La palabra del Señor vino a Jeremías, y le dijo:
20
«Yo, el Señor, declaro: El día que mi pacto con el día y con la noche llegue a su fin, de tal manera que no vuelva a haber ni día ni noche,
21
ese día también llegará a su fin mi pacto con mi siervo David para que sus descendientes reinen sobre su trono, lo mismo que mi pacto con los levitas y sacerdotes, mis ministros.
22
Porque yo multiplicaré la descendencia de mi siervo David, y la de los levitas que me sirven.
Serán como el ejército del cielo, que no puede ser contado, y como la arena del mar, que no se puede medir
23
La palabra del Señor vino a Jeremías, y le dijo:
24
«¿Te has fijado que hay quienes dicen que yo, el Señor, he rechazado a las dos familias que escogí? ¡Tan en poco tienen a Israel y Judá que ya no los consideran una nación!
25
Pues yo, el Señor, declaro: Si mi pacto con el día y la noche dejara de tener validez, y quitara yo las leyes que gobiernan al cielo y a la tierra,
26
entonces también llegaría yo a rechazar a la descendencia de Jacob y de mi siervo David, y no tomaría a ninguno de sus descendientes para gobernar a la posteridad de Abrahán, Isaac y Jacob.
Pero lo cierto es que yo haré volver a sus cautivos, y tendré de ellos misericordia