Jeremías en la cisterna

1
Sefatías hijo de Matán, Gedalías hijo de Pasjur, Jucal hijo de Selemías, y Pasjur hijo de Malquías, se enteraron de los mensajes que Jeremías daba a todo el pueblo, y de que les decía:
2
«Así ha dicho el Señor: “El que se quede en esta ciudad morirá a filo de espada, o de hambre, o de peste.
Pero el que se pase al bando de los caldeos, vivirá.
Su vida será su botín de guerra, y quedará con vida.”
3
»Así ha dicho el Señor: “No hay duda.
Esta ciudad será conquistada, y caerá en manos del ejército del rey de Babilonia.”»
4
Por eso los príncipes le dijeron al rey:
«¡Este hombre merece la muerte! Con sus palabras desanima a los soldados que aún quedan en la ciudad, lo mismo que a todo el pueblo.
¡Este hombre no busca la paz del pueblo, sino su mal!»
5
El rey Sedequías les respondió:
«Ahí lo tienen, en sus manos.
Aunque soy el rey, nada puedo hacer contra ustedes
6
Entonces ellos le echaron mano a Jeremías y lo arrojaron en la cisterna de Malquías hijo de Hamelec, la cual estaba en el patio de la cárcel.
Lo bajaron con sogas, y como en la cisterna no había agua, sino cieno, Jeremías quedó hundido en el cieno.
7
Un etíope llamado Ébed Mélec, que era eunuco de la casa real, se enteró de que Jeremías había sido puesto en la cisterna.
Mientras el rey estaba sentado a la puerta de Benjamín,
8
Ébed Mélec salió del palacio y fue a hablar con el rey.
Le dijo:
9
«Mi señor y rey, todo lo que estos hombres han hecho con el profeta Jeremías está muy mal.
Lo han echado en la cisterna, y allí se morirá de hambre, pues ya no hay pan en la ciudad
10
Entonces el rey mandó al mismo etíope Ébed Mélec que tomara treinta hombres de la corte, y que fuera a sacar de la cisterna al profeta Jeremías, antes de que se muriera.
11
Ébed Mélec se puso al mando de esos hombres, y entró en la tesorería, que estaba en la parte baja del palacio del rey, y tomó de allí trapos viejos y ropas raídas y andrajosas, y con unas sogas las echó a la cisterna donde estaba Jeremías.
12
Luego el etíope Ébed Mélec instruyó a Jeremías:
«Ponte ahora estos trapos viejos, y estas ropas raídas y andrajosas, debajo de los sobacos, para que no te lastimen las sogas
Y Jeremías lo hizo así.
13
De ese modo, con sogas sacaron a Jeremías de la cisterna, y Jeremías se quedó en el patio de la cárcel.


Sedequías consulta a Jeremías

14
Después de eso, el rey Sedequías ordenó que llevaran al profeta Jeremías a su presencia, y lo recibió en la tercera entrada de la casa del Señor.
Allí el rey le dijo a Jeremías:
«Voy a hacerte una pregunta, y quiero que me digas la verdad
15
Jeremías le respondió:
«Si te digo la verdad, ordenarás que me maten.
Y si te doy un consejo, no vas a hacerme caso
16
El rey Sedequías le hizo a Jeremías un juramento secreto.
Le dijo:
«Te juro por el Señor, que nos dio la vida, que no te mataré ni te pondré en manos de esos hombres que quieren matarte
17
Entonces Jeremías le dijo a Sedequías:
«Así ha dicho el Señor y Dios de los ejércitos, el Dios de Israel: “Si te entregas enseguida a los príncipes del rey de Babilonia, seguirás con vida y esta ciudad no será incendiada.
Tú y los tuyos seguirán con vida.
18
Pero si no te entregas a los príncipes del rey de Babilonia, esta ciudad caerá en manos de los caldeos, y ellos le prenderán fuego, y tú no podrás escapar de sus manos.”»
19
El rey Sedequías le contestó:
«Jeremías, tengo miedo de los judíos que se han pasado al bando de los caldeos.
Tal vez me entreguen en sus manos y me pongan en ridículo
20
Pero Jeremías le dijo:
«No te entregarán.
Si atiendes a la voz del Señor, y a lo que yo te digo, te irá bien y vivirás.
21
Pero si te niegas a entregarte, esto es lo que el Señor me ha revelado:
22
Todas las mujeres que han quedado en el palacio real de Judá serán entregadas a los príncipes del rey de Babilonia, y ellas mismas dirán: “Tus amigos te engañaron, y te han vencido.
Hundieron tus pies en el cieno, y luego te abandonaron.”
23
Entonces todas tus mujeres y tus hijos serán entregados a los caldeos, y tú no escaparás de sus manos, sino que el rey de Babilonia mismo te hará prisionero, y a esta ciudad le prenderán fuego
24
Sedequías le dijo a Jeremías:
«Si no quieres morir, nadie debe enterarse de esto.
25
Si los príncipes llegan a saber que yo he hablado contigo, y vienen a verte y te dicen: “Dinos por favor de qué hablaste con el rey.
Si no quieres que te matemos, no nos ocultes nada.
Y dinos también qué te dijo el rey”,
26
tú les responderás: “Yo le pedí al rey que no me hiciera volver a la casa de Jonatán, pues no quiero morir allí.”»
27
En efecto, todos los príncipes fueron a ver a Jeremías y le preguntaron, y él les respondió tal y como el rey le había sugerido.
Entonces ellos, al ver que ese asunto no había trascendido, dejaron a Jeremías en paz.
28
Y Jeremías se quedó en el patio de la cárcel hasta el día en que Jerusalén fue conquistada.
El día en que Jerusalén cayó, Jeremías estaba allí.