Profecía acerca de los amonitas

1
Así ha dicho el Señor acerca de los hijos de Amón:
«¿Acaso Israel no tiene hijos? ¿Acaso no tiene ningún heredero? ¿Por qué Milcón le ha quitado a Gad su territorio, y ha establecido a su pueblo en sus ciudades?
2
Por eso, vienen días en que haré que se oiga clamor de guerra en Rabá, la ciudad de los amonitas.
Entonces Rabá quedará convertida en un montón de ruinas, y sus ciudades serán incendiadas, e Israel retomará el territorio que los amonitas le quitaron.
Palabra del Señor.
3
»¡Deja oír, Jesbón, tus lamentos! La ciudad de Hai será destruida.
Y ustedes, mujeres de Rabá, ¡griten y vístanse de luto! ¡Lloren de tristeza y rodeen las colinas! Milcón será llevado en cautiverio, junto con sus sacerdotes y sus príncipes.
4
Ciudad contumaz, que confías en tus tesoros y crees que nadie podrá atacarte, ¿por qué te vanaglorias de los valles, si tu valle ha sido desolado?
5
Yo voy a rodearte de espanto por todos lados, y toda tu gente será puesta en fuga, sin que nadie se ocupe de reagruparlos.
Palabra del Señor de los ejércitos.
6
»Después de eso, haré volver a los amonitas de su cautividad
Palabra del Señor.


Profecía acerca de Edom

7
Así ha dicho el Señor de los ejércitos acerca de Edom:
«¿Ya no hay sabiduría en Temán? ¿Ya no pueden sus sabios dar consejos? ¿Se afectó su sabiduría?
8
¡Huyan, habitantes de Dedán! ¡Retrocedan, y quédense a vivir en lugares escondidos! Porque cuando yo castigue a Esaú voy a traer sobre él la destrucción.
9
Cuando los vendimiadores recogen uvas, no se llevan todas;
y cuando los ladrones asaltan por la noche, tampoco se llevan todo.
10
Pero a Esaú lo voy a dejar desnudo.
Encontraré sus escondrijos, y no podrá esconderse de mí.
Toda su descendencia, y sus hermanos y vecinos, serán destruidos, y dejará de existir.
11
Pero a sus huérfanos yo los criaré, y sus viudas podrán depender de mí.»
12
Así ha dicho el Señor:
«Los que no estaban condenados a beber la copa de mi ira, tuvieron que beberla.
Así que tú de ninguna manera serás absuelto, sino que también tendrás que beberla.
13
Yo he jurado por mí mismo, que Bosra quedará asolada y solitaria, y como objeto de oprobio y maldición.
¡Todas sus ciudades quedarán en ruinas para siempre
Palabra del Señor.
14
Yo, Jeremías, recibí un mensaje del Señor.
Fue el mismo mensaje que había enviado a las naciones, y que decía:
«¡Júntense contra Edom, y declárenle la guerra!
15
Edom, yo te haré pequeño entre las naciones, y menospreciado entre los hombres.
16
Tú, que habitas en las cuevas de las peñas, en lo alto de las montañas: Tu arrogancia y la soberbia de tu corazón te engañaron.
Aunque pongas tu nido en las alturas, como las águilas, de allí te haré descender
Palabra del Señor.
17
Y Edom quedará en ruinas.
Todos los que pasen junto a ella, quedarán asombrados y se burlarán de todas sus calamidades.
18
Le pasará lo mismo que a Sodoma y Gomorra y sus ciudades vecinas, cuando fueron destruidas: Nunca más volverá a ser habitada.
Palabra del Señor.
19
El Señor vendrá contra Edom como un león que sale de los bosques del Jordán y ataca a un rebaño fuerte y robusto.
Lo hará huir de su tierra, y al frente de ella pondrá a quien él escoja.
Porque nadie puede compararse al Señor;
nadie puede ocupar su lugar.
¿Qué jefe hay que pueda oponerse a él?
20
Por lo tanto, escuchen lo que el Señor ha decidido hacer contra Edom, es decir, los planes que piensa ejecutar contra los habitantes de Temán.
Todos serán llevados como ovejas, aún los más pequeños, y sus campos serán destruidos.
21
Su caída será tan estruendosa que la tierra temblará, y sus gritos se oirán hasta el Mar Rojo.
22
El enemigo vendrá como águila, y remontará el vuelo y se lanzará contra Bosra.
Ese día, el corazón de los valientes de Edom será como el corazón de una mujer parturienta.


Profecía acerca de Damasco

23
Acerca de Damasco.
Jamat y Arfad han recibido malas noticias, y no saben qué hacer.
Se derriten de miedo;
son como el mar, que no puede sosegarse.
24
Damasco ha perdido el ánimo, y se dispone a huir.
La dominan el miedo y la angustia;
le han sobrevenido dolores, como de mujer parturienta.
25
¡Abandonada ha quedado la ciudad alabada, la ciudad alegre!
26
Por eso en aquel día sus jóvenes y todos sus hombres de guerra morirán en sus calles.
Palabra del Señor de los ejércitos.
27
Y el Señor prenderá fuego a las murallas de Damasco, y ese fuego consumirá las casas de Ben Adad.


Profecía sobre Cedar y Jazor

28
Así ha dicho el Señor acerca de Cedar y de los reinos de Jazor, a los cuales el rey Nabucodonosor de Babilonia destruyó:
«¡Levántense, y ataquen a Cedar! ¡Destruyan a los hijos del oriente!
29
¡Despójenlos de sus tiendas y de sus ganados! ¡Tomen para ustedes sus cortinas y todos sus utensilios, y aun sus camellos! ¡Digan a voz en cuello que hay terror por todas partes!
30
¡Huyan, habitantes de Jazor! ¡Váyanse muy lejos, y habiten en lugares escondidos! Nabucodonosor, el rey de Babilonia, ya ha trazado planes contra ustedes, y piensa derrotarlos
Palabra del Señor.
31
¡Vamos, ataquen a esa nación pacífica, que vive confiada y solitaria! ¡Ni siquiera tiene puertas ni cerrojos!
Palabra del Señor.
32
«Yo voy a esparcirlos por los cuatro vientos;
voy a arrojarlos hasta el último rincón del mundo.
Sus camellos y sus muchos ganados serán el botín de guerra.
De todos lados voy a traer la ruina sobre ellos.
Palabra del Señor.
33
»Jazor quedará para siempre convertida en un desierto, en refugio de chacales;
No habrá nadie que habite ese territorio


Profecía sobre Elam

34
Al principio del reinado de Sedequías en Judá, la palabra del Señor vino al profeta Jeremías acerca de Elam, y le dijo:
35
«Así ha dicho el Señor de los ejércitos: Voy a quebrar el arco de Elam, que es la parte principal de su fortaleza.
36
Voy a traer sobre Elam los cuatro vientos de los cuatro puntos del cielo, y a los cuatro vientos los lanzaré.
No habrá una sola nación a donde no vayan los fugitivos de Elam.
37
Y haré que Elam se deje intimidar por sus enemigos, por los que quieren quitarle la vida.
Yo traeré sobre ellos la calamidad y el ardor de mi ira, y enviaré la espada, para que los persiga hasta acabar con ellos.
Palabra del Señor.
38
»Pondré mi trono en Elam, y destruiré a su rey y a su príncipe.
Palabra del Señor.
39
»Pero en los últimos días haré volver a los cautivos de Elam
Palabra del Señor.