Juicio del Señor sobre las naciones

1
«En esos días, y llegado el momento, haré que Judá y Jerusalén vuelvan del cautiverio.
2
Entonces reuniré a todas las naciones, y las llevaré al valle de Josafat, y allí entraré en juicio con ellas, porque ellas esparcieron entre las naciones a mi pueblo Israel, y repartieron mi propia tierra,
3
echaron suertes sobre mi pueblo, entregaron a los niños a cambio de una prostituta, y vendieron a las niñas a cambio de vino para emborracharse.
4
»¿Qué tengo yo que ver con ustedes, Tiro y Sidón, y con todo el territorio de Filistea? ¿Acaso quieren vengarse de mí? Porque, si ustedes se vengan de mí, ¡muy pronto haré que su merecido recaiga sobre su cabeza!
5
Porque ustedes se llevaron mi plata y mi oro, y todas mis cosas bellas y hermosas, y las metieron en sus templos.
6
Además, a los hijos de Judá y de Jerusalén los vendieron a los griegos, para alejarlos de su tierra.
7
Por eso yo los traeré de ese país donde los vendieron, y a ustedes le daré su merecido:
8
venderé sus hijos y sus hijas a los hijos de Judá, y ellos los venderán a los sabeos, que son una nación lejana;
porque yo, el Señor, lo he dicho.
9
»¡Proclamen la guerra entre las naciones! ¡Despierten a los valientes y acérquense! ¡Vengan todos los hombres de guerra!
10
¡Tomen sus azadones y sus hoces, y con ese metal hagan espadas y lanzas! ¡Que saque el débil fuerza de flaqueza!
11
Y ustedes todas, naciones vecinas, ¡júntense y vengan! ¡Reúnanse! Yo, el Señor, haré que tus fuertes acudan a este llamado.
12
¡Que se despierten las naciones y suban al valle de Josafat! Yo voy a sentarme allí para juzgar a todas las naciones de alrededor.
13
¡Echen mano a la hoz, que la mies ya está madura! ¡Vengan acá, que el lagar está rebosante! ¡Llenen las cubas, que ya es demasiada la maldad de ellos


Liberación de Judá

14
Son muchos los pueblos en el valle de la decisión, porque ya se acerca el día del Señor en el valle de la decisión.
15
El sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas opacarán su resplandor.
16
Desde Sión, el Señor lanzará un rugido;
desde Jerusalén, dejará oír su voz.
Los cielos y la tierra se estremecerán, pero el Señor será la esperanza de su pueblo y la fortaleza de los hijos de Israel.
17
«Entonces sabrán ustedes que yo soy el Señor su Dios, y que habito en Sión, mi santo monte.
Jerusalén será una ciudad santa, y ningún extraños volverá a pasar por ella
18
Cuando llegue ese momento, los montes destilarán mosto, por las colinas fluirá leche, y por todos los arroyos de Judá correrán aguas.
En la casa del Señor brotará un manantial, que regará el valle de Sitín.
19
Por causa de la injuria inferida a los hijos de Judá, Egipto será destruido, y Edom quedará hecho un desierto desolado, pues en su tierra derramaron sangre inocente.
20
Pero Judá será habitada para siempre, lo mismo que Jerusalén por todas las generaciones.
21
Y el Señor limpiará la sangre derramada, la cual no quedará sin castigo.
Y el Señor habitará en Sión.