La resurrección

1
El primer día de la semana, muy temprano, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra del sepulcro había sido quitada.
2
Entonces fue corriendo a ver a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que Jesús amaba, y les dijo: «¡Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo han puesto
3
Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro.
4
Corrían los dos juntos, aunque el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro.
5
Cuando se acercó para mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró.
6
Tras él llegó Simón Pedro, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí;
7
pero el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no estaba puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte.
8
Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro;
y al ver todo eso, creyó.
9
Y es que aún no habían entendido la Escritura, de que era necesario que él resucitara de los muertos.
10
Y los discípulos volvieron a sus casas.


Jesús se aparece a María Magdalena

11
Pero María estaba afuera, llorando junto al sepulcro.
Mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro,
12
y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados donde el cuerpo de Jesús había sido puesto;
uno estaba a la cabecera, y el otro a los pies.
13
Y le dijeron: «Mujer, ¿por qué lloras?» Les dijo: «Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde lo han puesto
14
Tan pronto dijo esto, María se dio vuelta y vio a Jesús, que estaba allí;
pero no se dio cuenta de que era Jesús.
15
Jesús le dijo: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscasElla, pensando que era el hortelano, le dijo: «Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré
16
Jesús le dijo: «¡MaríaEntonces ella se volvió y le dijo en hebreo: «¡Raboni!» (que quiere decir, «Maestro»).
17
Jesús le dijo: «No me toques, porque aún no he subido a donde está mi Padre;
pero ve a donde están mis hermanos, y diles de mi parte que subo a mi Padre y Padre de ustedes, a mi Dios y Dios de ustedes
18
Entonces María Magdalena fue a dar las nuevas a los discípulos, de que había visto al Señor, y de que él le había dicho estas cosas.


Jesús se aparece a los discípulos

19
La noche de ese mismo día, el primero de la semana, los discípulos estaban reunidos a puerta cerrada en un lugar, por miedo a los judíos.
En eso llegó Jesús, se puso en medio y les dijo: «La paz sea con ustedes
20
Y mientras les decía esto, les mostró sus manos y su costado.
Y los discípulos se regocijaron al ver al Señor.
21
Entonces Jesús les dijo una vez más: «La paz sea con ustedes.
Así como el Padre me envió, también yo los envío a ustedes
22
Y habiendo dicho esto, sopló y les dijo: «Reciban el Espíritu Santo.
23
A quienes ustedes perdonen los pecados, les serán perdonados;
y a quienes no se los perdonen, no les serán perdonados


Incredulidad de Tomás

24
Pero Tomás, uno de los doce, conocido como el Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino.
25
Entonces los otros discípulos le dijeron: «Hemos visto al Señor.» Y él les dijo: «Si yo no veo en sus manos la señal de los clavos, ni meto mi dedo en el lugar de los clavos, y mi mano en su costado, no creeré
26
Ocho días después, sus discípulos estaban otra vez a puerta cerrada, y Tomás estaba con ellos.
Estando las puertas cerradas, Jesús llegó, se puso en medio de ellos y les dijo: «La paz sea con ustedes
27
Luego le dijo a Tomás: «Pon aquí tu dedo, y mira mis manos;
y acerca tu mano, y métela en mi costado;
y no seas incrédulo, sino creyente
28
Entonces Tomás respondió y le dijo: «¡Señor mío, y Dios mío
29
Jesús le dijo: «Tomás, has creído porque me has visto.
Bienaventurados los que no vieron y creyeron


El propósito del libro

30
Jesús hizo muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro.
31
Pero éstas se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer, tengan vida en su nombre.