Incredulidad de los hermanos de Jesús

1
Después de estas cosas, Jesús andaba en Galilea;
no quería andar en Judea porque los judíos procuraban matarlo.
2
Como ya estaba cerca la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos,
3
sus hermanos le dijeron: «Sal de aquí y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces.
4
Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto.
Ya que haces estas cosas, manifiéstate al mundo
5
Y es que ni siquiera sus hermanos creían en él.
6
Entonces Jesús les dijo: «Para mí, el momento aún no ha llegado;
para ustedes, cualquier momento es siempre bueno.
7
El mundo no puede odiarlos a ustedes;
pero a mí me odia, porque yo hago constar que sus obras son malas.
8
Vayan ustedes a la fiesta;
yo no iré todavía a esa fiesta, porque el momento paraaún no ha llegado
9
Después de decirles esto, se quedó en Galilea.


Jesús en la fiesta de los tabernáculos

10
Pero después de que sus hermanos se fueron, también él fue a la fiesta, aunque no abiertamente, sino como en secreto.
11
Los judíos lo buscaban en la fiesta, y decían: «¿Y dónde está ése
12
También la multitud murmuraba mucho acerca de él.
Algunos decían: «Él es una buena persona», pero otros decían: «No lo es, sino que engaña a la gente»,
13
aunque por miedo a los judíos ninguno hablaba abiertamente de él.
14
A la mitad de la fiesta, Jesús fue al templo y comenzó a enseñar.
15
Y los judíos se asombraban, y decían: «¿Cómo es que éste sabe de letras, sin haber estudiado
16
Jesús les respondió: «Esta enseñanza no es mía, sino de aquel que me envió.
17
El que quiera hacer la voluntad de Dios, sabrá si la enseñanza es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta.
18
El que habla por su propia cuenta, busca su propia gloria;
pero el que busca la gloria del que lo envió, éste es verdadero, y en él no hay injusticia.
19
¿Acaso no les dio Moisés la ley, y ninguno de ustedes la cumple? ¿Por qué procuran matarme
20
La multitud le respondió: «Tienes un demonio.
¿Quién procura matarte
21
Jesús les respondió: «Hice una obra, ¡y todos se quedan asombrados!
22
Por cierto, Moisés les dio la circuncisión (no porque sea de Moisés, sino de los padres), ¡y en el día de reposo ustedes circuncidan al hombre!
23
Si para no quebrantar la ley de Moisés, el hombre es circuncidado en el día de reposo, ¿por qué ustedes se enojan conmigo por sanar completamente a un hombre en el día de reposo?
24
Sean justos en sus juicios, y no juzguen según las apariencias


¿Es éste el Cristo?

25
Algunos de Jerusalén decían: «¿Qué, no es éste al que buscan para matarlo?
26
Pero véanlo hablar tranquilamente, y nadie le dice nada.
¿Será que en verdad las autoridades han reconocido que éste es el Cristo?
27
Bien sabemos de dónde viene éste, pero cuando venga el Cristo nadie sabrá de dónde viene
28
Mientras Jesús enseñaba en el templo, exclamó: «A mí me conocen, y saben de dónde soy, y que no he venido por mi cuenta;
pero el que me envió, a quien ustedes no conocen, es verdadero.
29
Yo sí lo conozco, porque de él procedo, y él fue quien me envió
30
Y aunque procuraban aprehenderlo, ninguno le puso la mano encima, porque su hora aún no había llegado.
31
Pero muchos de la multitud creyeron en él, y decían: «El Cristo, cuando venga, ¿hará más señales que las que éste hace


Los fariseos envían alguaciles para arrestar a Jesús

32
Los fariseos oyeron que la gente murmuraba estas cosas acerca de él;
entonces los principales sacerdotes y los fariseos enviaron guardias para que lo arrestaran.
33
Pero Jesús dijo: «Voy a estar con ustedes un poco más de tiempo, y luego volveré al que me envió.
34
Ustedes me buscarán, pero no me hallarán;
a donde yo voy a estar, ustedes no podrán venir
35
Los judíos dijeron entre sí: «¿Y a dónde se irá éste, que no podremos hallarlo? ¿Acaso se irá a los que andan dispersos entre los griegos, para enseñar a los griegos?
36
¿Qué significa esto de que: “Me buscarán, pero no me hallarán”;
y de que “a donde yo voy a estar, ustedes no podrán venir”?»


Ríos de agua viva

37
En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y en voz alta dijo: «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.
38
Del interior del que cree en mí, correrán ríos de agua viva, como dice la Escritura
39
Jesús se refería al Espíritu que recibirían los que creyeran en él.
El Espíritu aún no había venido, porque Jesús aún no había sido glorificado.


División entre la gente

40
Algunos de la multitud, al oír estas palabras, decían: «En verdad, éste es el profeta
41
Otros decían: «Éste es el CristoPero algunos otros decían: «¿Y de Galilea habría de venir el Cristo?
42
¿Acaso no dice la Escritura que el Cristo será descendiente de David, y que vendrá de la aldea de Belén, de donde era David
43
Y por causa de él hubo disensión entre la gente.
44
Algunos de ellos querían aprehenderlo;
pero ninguno le puso la mano encima.


¡Nunca nadie ha hablado así!

45
Los guardias fueron adonde estaban los principales sacerdotes y los fariseos, y éstos les dijeron: «¿Por qué no lo han traído
46
Los guardias respondieron: «¡Nunca antes alguien ha hablado como este hombre
47
Pero los fariseos les respondieron: «¿También ustedes han sido engañados?
48
¿Acaso ha creído en él alguno de los gobernantes, o de los fariseos?
49
Pero esta gente, que no conoce la ley, está bajo maldición
50
Nicodemo, que había ido a hablar con Jesús de noche y era uno de ellos, les dijo:
51
«¿Acaso nuestra ley juzga a un hombre sin antes oírlo y sin saber lo que ha hecho
52
Los fariseos le respondieron: «¿Qué, tambiéneres galileo? Escudriña y verás que de Galilea nunca ha surgido un profeta


La mujer adúltera

53
Cada uno se fue a su casa,