Josué designa ciudades de refugio

1
Después, el Señor le dijo a Josué:
2
«Reúne a los hijos de Israel, y diles que elijan las ciudades de refugio, de las que ya les había hablado por medio de Moisés.
3
En ellas se refugiará el homicida que de manera accidental, y no intencionalmente, haya dado muerte a alguien.
Allí podrá protegerse de quien quiera tomar venganza.
4
Quien se refugie en alguna de esas ciudades, deberá presentarse a la entrada de la ciudad y exponer sus razones ante los ancianos;
entonces ellos lo recibirán, lo llevarán dentro de la ciudad, y le asignarán un lugar donde vivir.
5
Si el que quiere tomar venganza lo persigue, no podrán entregar al homicida, porque la muerte de su prójimo fue accidental, y no por enemistad alguna.
6
El homicida se quedará en la ciudad hasta que comparezca ante todo el pueblo, y hasta que muera el sumo sacerdote en turno.
Sólo entonces podrá el homicida volver a su casa y a la ciudad de donde huyó
7
Entonces se eligieron estas ciudades: Cedes, en Galilea, en el monte de Neftalí;
Siquén, en el monte de Efraín, y Quiriat Arbá (que es Hebrón), en el monte de Judá.
8
Al otro lado del Jordán, al oriente de Jericó, eligieron las ciudades de Beser, en el desierto, en la llanura de la tribu de Rubén;
Ramot en Galaad, de la tribu de Gad, y Golán en Basán, de la tribu de Manasés.
9
Éstas fueron las ciudades elegidas para que, en caso de una muerte accidental, se pudieran refugiar todos los hijos de Israel, y los extranjeros que vivieran entre ellos, hasta que comparecieran delante de todo el pueblo.
Así no serían muertos a manos del que quisiera tomar venganza.