La misericordia de Dios es constante

1
Yo soy aquel que ha visto la aflicción
bajo el látigo de su enojo.
2
Me ha llevado por un sendero
no de luz sino de tinieblas.
3
A todas horas vuelve y revuelve
su mano contra mí.
4
Ha hecho envejecer mi carne y mi piel;
me ha despedazado los huesos.
5
Ha levantado en torno mío
un muro de amargura y de trabajo.
6
Me ha dejado en las tinieblas,
como a los que murieron hace tiempo.
7
Por todos lados me asedia y no puedo escapar;
¡muy pesadas son mis cadenas!
8
Grito pidiéndole ayuda,
pero él no atiende mi oración.
9
Ha cercado con piedras mis caminos;
me ha cerrado el paso.
10
Como un oso en acecho,
como león agazapado,
11
me desgarró por completo
y me obligó a cambiar de rumbo.
12
Tensó su arco y me puso
como blanco de sus flechas.
13
Me clavó en las entrañas
las saetas de su aljaba.
14
Todo el tiempo soy para mi pueblo
motivo de burla.
15
¡Me ha llenado de amargura!
¡Me ha embriagado de ajenjo!
16
Me ha roto los dientes,
me ha cubierto de ceniza;
17
Ya no sé lo que es tener paz
ni lo que es disfrutar del bien,
18
y concluyo: «Fuerzas ya no tengo,
ni esperanza en el Señor
19
Tan amargo como la hiel es pensar
en mi aflicción y mi tristeza,
20
y lo traigo a la memoria
porque mi alma está del todo abatida;
21
pero en mi corazón recapacito,
y eso me devuelve la esperanza.
22
Por la misericordia del Señor
no hemos sido consumidos;
¡nunca su misericordia se ha agotado!
23
¡Grande es su fidelidad,
y cada mañana se renueva!
24
Por eso digo con toda el alma:
«¡El Señor es mi herencia, y en él confío
25
Es bueno el Señor con quienes le buscan,
con quienes en él esperan.
26
Es bueno esperar en silencio
que el Señor venga a salvarnos.
27
Es bueno que llevemos el yugo
desde nuestra juventud.
28
Dios nos lo ha impuesto.
Así que callemos y confiemos.
29
Hundamos la cara en el polvo.
Tal vez aún haya esperanza.
30
Demos la otra mejilla a quien nos hiera.
¡Cubrámonos de afrentas!
31
El Señor no nos abandonará para siempre;
32
nos aflige, pero en su gran bondad
también nos compadece.
33
No es la voluntad del Señor
afligirnos ni entristecernos.
34
Hay quienes oprimen a todos
los encarcelados de la tierra,
35
y tuercen los derechos humanos
en presencia del Altísimo,
36
y aun trastornan las causas que defienden.
Pero el Señor no lo aprueba.
37
¿Quién puede decir que algo sucede
sin que el Señor lo ordene?
38
¿Acaso lo malo y lo bueno no proviene
de la boca del Altísimo?
39
¿Cómo podemos quejarnos,
si sufrimos por nuestros pecados?
40
Examinemos nuestra conducta;
busquemos al Señor y volvámonos a él.
41
Elevemos al Dios de los cielos
nuestras manos y nuestros corazones.
42
Hemos sido rebeldes y desleales,
y tú no nos perdonaste.
43
Lleno de ira, no nos perdonaste;
¡nos perseguiste y nos mataste!
44
Te envolviste en una nube
para no escuchar nuestros ruegos.
45
Entre los paganos hiciste de nosotros
motivo de vergüenza y de rechazo.
46
Todos nuestros enemigos nos tuercen la boca;
47
son para nosotros una trampa,
¡son motivo de temor, destrucción y quebranto!
48
¡Los ojos se me llenan de llanto
al ver el desastre de mi ciudad amada!
49
Mis ojos no dejan de llorar,
pues ya no hay remedio,
50
a menos que desde los cielos
el Señor se digne mirarnos.
51
Me llena de tristeza ver el sufrimiento
de las mujeres de mi ciudad.
52
Mis enemigos me acosaron sin motivo,
como si persiguieran a un ave;
53
me ataron y me arrojaron en un pozo,
y sobrepusieron una piedra;
54
las aguas me llegaron hasta el cuello,
y llegué a darme por muerto.
55
Desde el fondo de la cárcel
invoqué, Señor, tu nombre,
56
y tú oíste mi voz;
no cerraste tus oídos
al clamor de mis suspiros;
57
el día que te invoqué, viniste a mí
y me dijiste: «No tengas miedo
58
Tú, Señor, me defendiste;
me salvaste la vida.
59
Tú, Señor, viste mi agravio
y viniste en mi defensa;
60
te diste cuenta de que ellos
sólo pensaban en vengarse de mí.
61
Tú, Señor, sabes cómo me ofenden,
cómo hacen planes contra mí;
62
sabes que mis enemigos
a todas horas piensan hacerme daño;
63
¡en todo lo que hacen
soy el tema de sus burlas!
64
¡Dales, Señor, el pago que merecen sus acciones!
65
¡Déjalos en manos de su obstinación!
¡Que tu maldición caiga sobre ellos!
66
En tu furor, Señor, ¡persíguelos!
¡Haz que desaparezcan de este mundo!