Santidad de las ofrendas

1
El Señor habló con Moisés, y le dijo:
2
«Diles a Aarón y a sus hijos que se abstengan de las cosas santas que los hijos de Israel me han dedicado, y no profanen mi santo nombre.
Yo soy el Señor.
3
»Diles que todo varón descendiente suyo que, estando impuro, se acerque a las ofrendas sagradas que los hijos de Israel consagran al Señor, será eliminado de mi presencia.
Esto vale para todas sus generaciones.
Yo soy el Señor.
4
»Todo varón descendiente de Aarón que tenga lepra, o tenga un derrame de semen, no podrá comer de las ofrendas sagradas hasta que esté puro.
»El que toque algún objeto de un cadáver, o el que haya tenido un derrame de semen,
5
o el que esté impuro por haber tocado algún hombre o reptil impuro, o alguna impureza de sí mismo,
6
quedará impuro hasta el anochecer y no podrá comer de las ofrendas sagradas hasta que haya lavado su cuerpo con agua.
7
En cuanto el sol se ponga quedará limpio, y entonces podrá comer de las ofrendas sagradas, porque son su alimento.
8
»Ningún sacerdote podrá comer ningún animal que haya sido matado o desgarrado por alguna fiera, pues se contaminará con eso.
Yo soy el Señor.
9
»Cumplan con mis ordenanzas, para que no mueran por profanarlas ni tengan que cargar con su pecado.
Yo soy el Señor, que los santifico.
10
»Nadie ajeno al sacerdocio comerá de las ofrendas sagradas, ni siquiera los huéspedes de los sacerdotes ni sus jornaleros.
11
Sólo podrán comer de las ofrendas sagradas los esclavos que los sacerdotes compren por dinero y los criados que nazcan en su casa.
12
»Si la hija de un sacerdote se casa con alguien ajeno al sacerdocio ya no podrá comer de las ofrendas sagradas.
13
Sólo podrá comer de los alimentos de su padre sacerdote si es viuda o divorciada, y si por no tener hijos vuelve a la casa paterna y vive allí como cuando era joven.
Pero ningún extraño podrá comer de esas ofrendas.
14
»Si alguien, sin proponérselo, come de alguna ofrenda sagrada, devolverá al sacerdote la ofrenda sagrada más el equivalente a una quinta parte.
15
»No profanen las ofrendas sagradas que los hijos de Israel apartan para mí.
16
Si ustedes les permiten comer de esas ofrendas, los harán cargar con su pecado.
Yo soy el Señor, que los santifico
17
El Señor habló con Moisés, y le dijo:
18
«Habla con Aarón y con sus hijos, y con todos los hijos de Israel, y diles que si algún israelita, o algún extranjero que viva en Israel, me presenta su ofrenda en pago de sus votos, o como ofrenda voluntaria para quemarla como holocausto,
19
para que yo la acepte debe ofrecerme un macho sin defecto, que puede tomar del ganado vacuno, o de sus corderos o cabras.
20
No deben presentarme ningún animal que tenga algún defecto, porque yo no lo aceptaré.
21
»Si alguien me presenta una vaca o una oveja como sacrificio de paz, o como ofrenda voluntaria para cumplir un voto, para que yo acepte la ofrenda el animal no debe tener ningún defecto.
22
No podrán ofrecer sobre mi altar, como ofrenda encendida, ningún animal que esté ciego, o con una pierna rota, o mutilado, verrugoso, sarnoso o roñoso.
23
Como ofrenda voluntaria podrán ofrecer un buey o un carnero que tenga de más o de menos, pero un animal así no lo aceptaré en pago de un voto.
24
»No me ofrezcan ningún animal con testículos heridos o magullados, rasgados o extirpados.
No ofrezcan en su tierra esta clase de animales.
25
Tampoco reciban de manos de los extranjeros animales así, ni me los ofrezcan como mi alimento, porque esos animales están defectuosos y corrompidos, y yo no los aceptaré
26
El Señor habló con Moisés, y le dijo:
27
«Cuando nazca un becerro, un cordero o una cabra, podrá quedarse con su madre siete días, pero a partir del octavo día lo aceptaré como ofrenda de sacrificio encendido.
28
»No degüellen en un mismo día a una vaca u oveja, junto con su cría.
29
»Cuando ustedes me ofrezcan un sacrificio de acción de gracias, deberán hacerlo de tal manera que me sea aceptable.
30
Deberán comer la carne ese mismo día, sin dejar nada para el día siguiente.
Yo soy el Señor.
31
»Cumplan mis mandamientos.
Pónganlos en práctica.
Yo soy el Señor.
32
»No profanen mi santo nombre, sino santifíquenme en medio de los hijos de Israel.
Yo soy el Señor, que los santifico.
33
Yo los saqué de la tierra de Egipto, para ser su Dios.
Yo soy el Señor