La levadura de los fariseos

1
Mientras tanto, la gente se había reunido por millares.
Era tal la multitud que se atropellaban unos contra otros.
Jesús comenzó entonces a hablar, y en primer término les dijo a sus discípulos: «Cuídense de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía.
2
Porque no hay nada encubierto que no haya de ser manifestado, ni nada oculto que no haya de saberse.
3
Por tanto, todo lo que ustedes digan en la oscuridad, se oirá a plena luz, y lo que ustedes musiten en la alcoba, se dará a conocer desde las azoteas.


A quién se debe temer

4
»Amigos míos, yo les digo a ustedes que no deben temer a los que matan el cuerpo, pero más de eso no pueden hacer después.
5
Yo les voy a enseñar a quién deben temer: Teman a aquel que, después de quitar la vida, tiene el poder de arrojarlos en el infierno.
Sí, a él ténganle miedo.
6
¿Acaso no se venden cinco pajarillos por un par de monedas? Sin embargo, Dios no se olvida de ninguno de ellos.
7
Lo mismo pasa con ustedes, pues hasta los cabellos de su cabeza están todos contados.
Así que no teman, pues ustedes valen más que muchos pajarillos.


Confesión de fe en Jesús

8
»Yo les digo que a todo aquel que me confiese delante de los hombres, también el Hijo del Hombre lo confesará delante de los ángeles de Dios.
9
Pero al que me niegue delante de los hombres, se le negará delante de los ángeles de Dios.
10
Toda palabra que se diga en contra del Hijo del Hombre, será perdonada;
pero toda blasfemia en contra del Espíritu Santo no será perdonada.
11
Cuando ustedes sean llevados a las sinagogas, y presentados ante magistrados y autoridades, no se preocupen de cómo o qué responder, o qué decir,
12
porque en ese mismo instante el Espíritu Santo les enseñará lo que deban decir


El rico insensato

13
Uno de la multitud le dijo: «Maestro, dile a mi hermano que comparta conmigo la herencia
14
Pero Jesús le dijo: «Hombre, ¿quién me ha puesto como juez o mediador entre ustedes
15
También les dijo: «Manténganse atentos y cuídense de toda avaricia, porque la vida del hombre no depende de los muchos bienes que posea
16
Además, les contó una parábola: «Un hombre rico tenía un terreno que le produjo una buena cosecha.
17
Y este hombre se puso a pensar: “¿Qué voy a hacer? ¡No tengo dónde guardar mi cosecha!”
18
Entonces dijo: “¡Ya sé lo que haré! Derribaré mis graneros, construiré otros más grandes, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes.
19
Y me diré a mí mismo: ‘Ya puede descansar mi alma, pues ahora tengo guardados muchos bienes para muchos años.
Ahora, pues, ¡a comer, a beber y a disfrutar!’”
20
Pero Dios le dijo: “Necio, esta noche vienen a quitarte la vida;
¿y para quién será lo que has guardado?”
21
Eso le sucede a quien acumula riquezas paramismo, pero no es rico para con Dios


El afán y la ansiedad

22
Después, Jesús dijo a sus discípulos: «Por eso les digo que no se preocupen por su vida ni por lo que han de comer, ni por su cuerpo ni por lo que han de vestir.
23
La vida es más que la comida, y el cuerpo es más que el vestido.
24
Fíjense en los cuervos: no siembran, ni siegan;
no tienen almacenes ni bodegas, y no obstante Dios los alimenta.
¿Acaso no valen ustedes mucho más que las aves?
25
¿Quién de ustedes, por mucho que lo intente, puede añadir medio metro a su estatura?
26
Pues si ustedes no pueden hacer ni lo más pequeño, ¿por qué se preocupan por lo demás?
27
Fíjense en los lirios, cómo crecen, y no trabajan ni hilan;
pero yo les digo que ni Salomón, con todas sus riquezas, llegó a vestirse como uno de ellos.
28
Y si Dios viste así a la hierba, que hoy está en el campo y mañana es echada al horno, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe!
29
Así que no se preocupen ni se angustien por lo que han de comer, ni por lo que han de beber.
30
Todo esto lo busca la gente de este mundo, pero el Padre sabe que ustedes tienen necesidad de estas cosas.
31
Busquen ustedes el reino de Dios, y todas estas cosas les serán añadidas.


Tesoro en el cielo

32
»Ustedes son un rebaño pequeño.
Pero no tengan miedo, porque su Padre ha decidido darles el reino.
33
Vendan lo que ahora tienen, y denlo como limosna.
Consíganse bolsas que no se hagan viejas, y háganse en los cielos un tesoro que no se agote.
Allí no entran los ladrones, ni carcome la polilla.
34
Porque donde ustedes tengan su tesoro, allí también estará su corazón.


El siervo vigilante

35
»Manténganse listos, con la ropa puesta y con su lámpara encendida.
36
Sean como los siervos que están pendientes de que su señor regrese de una fiesta de bodas: en cuanto su señor llega y llama, ellos le abren enseguida.
37
¡Dichosos los siervos a los que su señor encuentra pendientes de su regreso! De cierto les digo que se ajustará la ropa, los hará sentarse a la mesa, y él mismo vendrá a servirles.
38
Dichosos los siervos a los que su señor encuentre así, aunque llegue a la medianoche o en la madrugada.
39
Pero esto deben saber: si el dueño de la casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, estaría pendiente y no permitiría que robaran su casa.
40
También ustedes deben estar preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá cuando ustedes menos lo esperen


El siervo infiel

41
Entonces Pedro le dijo: «Señor, ¿esta parábola es para nosotros, o para todos
42
El Señor le respondió: «¿Quién es el mayordomo fiel y prudente, al cual su señor deja a cargo de los de su casa para que los alimente a su debido tiempo?
43
Dichoso el siervo al que, cuando su señor venga, lo encuentre haciendo así.
44
De cierto les digo que lo pondrá a cargo de todos sus bienes.
45
Pero si aquel siervo cree que su señor va a tardar, y comienza a golpear a los criados y a las criadas, y a comer y beber y embriagarse,
46
el señor de aquel siervo vendrá cuando éste menos lo espere, y a una hora que no sabe, y lo castigará duramente, y lo echará con los incrédulos.
47
El siervo que, a pesar de conocer la voluntad de su señor, no se prepara para cumplirla, se hace acreedor de muchos azotes.
48
Pero el que se hace acreedor a recibir azotes sin conocer la voluntad de su señor, será azotado poco.
Porque al que se le da mucho, también se le exigirá mucho;
y al que se le confía mucho, se le pedirá más todavía.


Jesús, causa de división

49
»Yo he venido a lanzar fuego sobre la tierra.
¡Y cómo quisiera que ya estuviera en llamas!
50
Hay un bautismo que debo recibir, ¡y cómo me angustio esperando que se cumpla!
51
¿Creen ustedes que he venido a la tierra para traer paz? Pues les digo que no, sino más bien división.
52
Porque de ahora en adelante una familia de cinco estará dividida en tres contra dos, y en dos contra tres.
53
El padre se enfrentará con el hijo, y el hijo con el padre.
La madre estará en contra de la hija, y la hija en contra de la madre.
La suegra estará en contra de su nuera, y la nuera en contra de su suegra


¿Cómo no reconocen este tiempo?

54
Jesús decía también a la multitud: «Cuando ustedes ven que se levanta una nube en el poniente, dicen: “Va a llover”;
y así sucede.
55
Cuando sopla el viento del sur, dicen: “Va a hacer calor”;
y así sucede.
56
¡Hipócritas! Si saben discernir el aspecto del cielo y de la tierra, ¿cómo es que no saben discernir el tiempo en que viven?


Arréglate con tu adversario

57
»¿Por qué no juzgan ustedes mismos lo que es justo?
58
Cuando comparezcas con tu adversario ante el magistrado, procura arreglarte con él mientras vas de camino;
no sea que te lleve ante el juez, y el juez te entregue al alguacil, y el alguacil te meta en la cárcel.
59
Te digo que no saldrás de allí hasta que hayas pagado la última moneda