Jesús sana a un enfermo

1
En cierta ocasión, Jesús fue a comer a la casa de un fariseo muy importante.
Era un día de reposo, y ellos estaban acechándolo.
2
Delante de Jesús estaba un hombre enfermo de hidropesía,
3
y Jesús les preguntó a los intérpretes de la ley y a los fariseos: «¿Está permitido sanar en el día de reposo
4
Pero ellos no respondieron.
Entonces Jesús tomó al hombre de la mano, lo sanó y lo despidió;
5
luego se dirigió a ellos, y les dijo: «¿Quién de ustedes, si su asno o su buey se cae en un pozo, no lo saca enseguida, aunque sea en día de reposo
6
Y nadie podía responderle.


Los convidados a las bodas

7
Cuando Jesús vio que los invitados a la mesa escogían los mejores lugares, les contó una parábola:
8
«Cuando te inviten a una boda, no vayas a sentarte en el mejor lugar, no sea que otro de los invitados sea más importante que tú,
9
y cuando venga el anfitrión te diga: “Dale tu lugar a este otro”;
porque entonces, con toda vergüenza, tendrás que ir a ocupar el último lugar.
10
Así que, cuando seas invitado, ve más bien a sentarte en el último lugar, para que cuando venga el anfitrión te diga: “Amigo mío, ven y siéntate más adelante”.
Así serás honrado delante de los otros invitados a la mesa.
11
Porque todo el que se enaltece, será humillado;
y el que se humilla, será enaltecido
12
También le dijo a su anfitrión: «Cuando ofrezcas una comida o una cena, no invites a tus amigos ni a tus hermanos, ni a tus parientes y vecinos ricos, no sea que ellos también te vuelvan a invitar, y quedes así compensado.
13
Al contrario, cuando ofrezcas un banquete, invita a los pobres y a los mancos, a los cojos y a los ciegos,
14
y así serás dichoso.
Porque aunque ellos no te puedan devolver la invitación, tu recompensa la recibirás en la resurrección de los justos


Parábola de la gran cena

15
Uno de los que estaban sentados con él a la mesa oyó esto, y le dijo: «Dichoso el que participe del banquete en el reino de Dios
16
Entonces Jesús le dijo: «Un hombre ofreció un gran banquete, e invitó a muchos.
17
A la hora del banquete envió a su siervo a decir a los invitados: “Vengan, que la mesa ya está servida.”
18
Pero todos ellos comenzaron a disculparse.
El primero dijo: “Acabo de comprar un terreno, y tengo que ir a verlo.
Por favor, discúlpame.”
19
Otro dijo: “Acabo de comprar cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlas.
Por favor, discúlpame.”
20
Y otro más dijo: “Acabo de casarme, así que no puedo asistir.”
21
Cuando el siervo regresó, le comunicó todo esto a su señor.
Entonces el dueño de la casa se enojó, y le dijo a su siervo: “Ve enseguida por las plazas y por las calles de la ciudad, y trae acá a los pobres, a los mancos, a los cojos y a los ciegos.”
22
Cuando el siervo le dijo: “Señor, se ha hecho lo que mandaste hacer, y todavía hay lugar”,
23
el señor dijo al siervo: “Ve entonces por los caminos y por los atajos, y hazlos entrar por la fuerza.
¡Quiero que se llene mi casa!
24
Quiero decirles que ninguno de los que fueron invitados disfrutará de mi cena.”»


Lo que cuesta seguir a Cristo

25
Como grandes multitudes lo seguían, Jesús se volvió a ellos y les dijo:
26
«Si alguno viene a mí, y no renuncia a su padre y a su madre, ni a su mujer y sus hijos, ni a sus hermanos y hermanas, y ni siquiera a su propia vida, no puede ser mi discípulo.
27
Y el que no toma su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo.
28
Porque ¿quién de ustedes que quiera levantar una torre, no se sienta primero a calcular los costos, para ver si tiene todo lo que necesita para terminarla?
29
No sea que después de haber puesto los cimientos, se dé cuenta de que no puede terminarla, y todos los que lo sepan comiencen a burlarse de él
30
y digan: “Este hombre comenzó a construir, y no pudo terminar.”
31
¿O qué rey que marche a la guerra contra otro rey, no se sienta primero a calcular si puede hacerle frente con diez mil soldados al que viene a atacarlo con veinte mil?
32
Si no puede hacerle frente, envía una embajada al otro rey cuando éste todavía está lejos, y le propone condiciones de paz.
33
Así también, cualquiera de ustedes que no renuncia a todo lo que tiene, no puede ser mi discípulo.


Cuando la sal pierde su sabor

34
»La sal es buena, pero si se vuelve insípida, ¿con qué puede recuperar su sabor?
35
No sirve ni para la tierra ni para el montón de abono, y hay que tirarla.
El que tenga oídos para oír, que oiga