Jesús sana al siervo de un centurión

1
Jesús terminó de hablar con el pueblo y entró en Cafarnaún.
2
Allí había un centurión que tenía un siervo al que amaba mucho, el cual estaba a punto de morir.
3
Cuando el centurión oyó hablar de Jesús, envió a unos ancianos de los judíos para que le rogaran que fuera a sanar a su siervo.
4
Ellos fueron a hablar con Jesús, y con mucha insistencia le rogaron: «Este hombre merece que le concedas lo que pide,
5
pues ama a nuestra nación y nos ha construido una sinagoga
6
Jesús se fue con ellos, y ya estaban cerca de la casa cuando el centurión envió a unos amigos suyos, para que le dijeran: «Señor, no te molestes.
Yo no soy digno de que entres en mi casa.
7
Ni siquiera me consideré digno de presentarme ante ti.
Pero con una sola palabra tuya mi siervo sanará.
8
Yo mismo sé lo que es estar bajo autoridad, y lo que es tener soldados bajo mis órdenes.
Si a uno le digo “Ve allá”, él va;
y si a otro le digo “Ven acá”, él viene;
y si a mi siervo le digo: “Haz esto”, lo hace
9
Cuando Jesús oyó esto, se quedó admirado del centurión.
Se volvió entonces a la gente que lo seguía, y dijo: «Quiero decirles que ni siquiera en Israel he hallado tanta fe.»
10
Los que habían sido enviados regresaron entonces a la casa, y se encontraron con que el siervo ya estaba sano.


Jesús resucita al hijo de la viuda de Naín

11
Después Jesús se dirigió a una ciudad llamada Naín.
Lo acompañaron muchos de sus discípulos, y una gran multitud.
12
Cuando se acercó a la puerta de la ciudad, vio que llevaban a enterrar al hijo único de una viuda.
Mucha gente de la ciudad acompañaba a la madre.
13
Cuando el Señor la vio, se compadeció de ella y le dijo: «No llores
14
Luego se acercó al féretro y lo tocó, y los que lo llevaban se detuvieron.
Entonces Jesús dijo: «Joven, a ti te digo, ¡levántate
15
En ese momento, el que estaba muerto se incorporó y comenzó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre.
16
El miedo se apoderó de todos, y unos alababan a Dios y decían «Un gran profeta se ha levantado entre nosotros», y otros más decían «Dios ha venido a ayudar a su pueblo
17
Y la fama de Jesús se difundió por toda Judea y por toda la región vecina.


Los mensajeros de Juan el Bautista

18
Los discípulos de Juan fueron a contarle todas estas cosas.
Entonces Juan llamó a dos de sus discípulos,
19
y los envió a Jesús para que le preguntaran: «¿Eresaquel que había de venir, o esperaremos a otro
20
Aquellos fueron a ver a Jesús, y le dijeron: «Juan el Bautista nos ha enviado para que te preguntemos si eres tú el que ha de venir, o debemos esperar a otro
21
En ese mismo momento, Jesús sanó a muchos que tenían enfermedades, plagas y espíritus malignos, y a muchos ciegos les dio la vista.
22
Entonces Jesús les respondió: «Vuelvan y cuéntenle a Juan lo que han visto y oído: Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres se les anuncian las buenas noticias.
23
¡Bienaventurado el que no tropieza por causa de mí!»
24
Cuando los mensajeros de Juan se fueron, Jesús comenzó a decir a la gente acerca de Juan: «¿Qué fueron ustedes a ver al desierto? ¿Querían ver una caña sacudida por el viento?
25
¿O qué fueron a ver? ¿A un hombre vestido con ropa elegante? Los que se visten con ropa elegante y disfrutan de grandes lujos, están en los palacios de los reyes.
26
Entonces, ¿qué es lo que ustedes fueron a ver? ¿A un profeta? Pues yo les digo que sí, ¡y a alguien mayor que un profeta!
27
Porque éste es de quien está escrito:
»“Yo envío mi mensajero delante de ti,
para que te prepare el camino.”
28
Yo les digo que, entre los que nacen de mujer, no hay nadie mayor que Juan el Bautista.
Aun así, el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él.»
29
Al oír esto, todo el pueblo y los cobradores de impuestos reconocieron la justicia de Dios y se bautizaron con el bautismo de Juan.
30
Pero los fariseos y los intérpretes de la ley rechazaron el propósito de Dios respecto de sí mismos, y no fueron bautizados por Juan.
31
El Señor agregó: «¿Con qué compararé a la gente de esta generación? ¿A qué puedo compararlos?
32
Son como los niños que se sientan en la plaza y se gritan unos a otros: “Tocamos la flauta, y ustedes no bailaron;
entonamos cantos fúnebres, y ustedes no lloraron.”
33
Porque vino Juan el Bautista, que no comía pan ni bebía vino, y ustedes decían: “Tiene un demonio.”
34
Luego vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y ustedes dicen: “Este hombre es un glotón y un borracho, amigo de cobradores de impuestos y de pecadores.”
35
Pero a la sabiduría la reivindican sus hijos


Jesús en la casa de Simón el fariseo

36
Uno de los fariseos invitó a Jesús a comer, así que Jesús fue a la casa del fariseo y se sentó a la mesa.
37
Cuando una mujer de la ciudad, que era pecadora, se enteró de que Jesús estaba a la mesa, en la casa del fariseo, llegó con un frasco de alabastro lleno de perfume.
38
Llorando, se arrojó a los pies de Jesús y comenzó a bañarlos con lágrimas y a secarlos con sus cabellos;
también se los besaba, y los ungía con el perfume.
39
Cuando el fariseo que lo había convidado vio esto, pensó: «Si éste fuera profeta, sabría que la mujer que lo está tocando es una pecadora
40
Entonces Jesús le dijo: «Simón, tengo que decirte algoSimón dijo: «Dime, Maestro
41
«Un acreedor tenía dos deudores: uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta.
42
Como ninguno de los dos podía pagarle, les perdonó la deuda a los dos.
Ahora, dime: ¿cuál de ellos lo amará más
43
Simón le respondió: «Me parece que aquel a quien le perdonó más.» Y Jesús le dijo: «Tu juicio es correcto
44
Entonces se volvió a la mujer y le dijo a Simón: «Mira a esta mujer.
Cuando llegué a tu casa, no me diste agua para lavarme los pies, pero ésta los ha bañado con sus lágrimas y los ha secado con sus cabellos.
45
No me diste un beso, pero ésta no ha dejado de besarme los pies desde que entré.
46
No ungiste mi cabeza con aceite, pero ésta ha ungido mis pies con perfume.
47
Por eso te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho.
Pero a quien poco se le perdona, poco ama.»
48
Y a ella le dijo: «Tus pecados te son perdonados
49
Los que estaban sentados a la mesa con él, comenzaron a decir entre sí: «¿Quién es éste, que también perdona pecados
50
Pero Jesús le dijo a la mujer: «Tu fe te ha salvado.
Ve en paz.»