Misión de los doce discípulos

1
Jesús reunió a sus doce discípulos y, después de darles poder y autoridad para expulsar a todos los demonios, y para sanar enfermedades,
2
los envió a predicar el reino de Dios y a sanar a los enfermos.
3
Les dijo: «No lleven nada para el camino.
Ni bastón, ni mochila, ni pan, ni dinero, ni dos túnicas.
4
En cualquier casa donde entren, quédense allí hasta que salgan.
5
Si en alguna ciudad no los reciben bien, salgan de allí y sacúdanse el polvo de los pies, como un testimonio contra ellos
6
Los discípulos salieron y fueron por todas las aldeas, y por todas partes anunciaban las buenas noticias y sanaban enfermos.


Muerte de Juan el Bautista

7
Herodes el tetrarca se enteró de todo lo que hacía Jesús, y estaba perplejo, pues algunos decían que Juan había resucitado de los muertos;
8
otros decían que Elías se había aparecido;
y aún otros, que alguno de los antiguos profetas había resucitado.
9
Pero Herodes dijo: «¡Yo mandé decapitar a Juan! Entonces, ¿quién es éste, de quien oigo decir tales cosas?» Y trataba de verlo.


Alimentación de los cinco mil

10
Cuando los apóstoles regresaron, le contaron a Jesús todo lo que habían hecho.
Entonces él los llevó a un lugar apartado de la ciudad llamada Betsaida.
11
Pero la gente lo supo y lo siguió, y él los recibió y les hablaba del reino de Dios, y sanaba a los que necesitaban ser sanados.
12
Cuando el día comenzó a declinar, los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron: «Despide a la gente, para que vayan a las aldeas y campos vecinos, y busquen comida y alojamiento, porque aquí no hay nada
13
Jesús les dijo: «Denles ustedes de comerPero ellos respondieron: «No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a no ser que vayamos a comprar alimentos para toda esta multitud
14
Allí había como cinco mil personas.
Y Jesús dijo a sus discípulos: «Hagan que la gente se siente en grupos de cincuenta personas
15
Los discípulos lo hicieron así, y todos se sentaron.
16
Jesús tomó entonces los cinco panes y los dos pescados y, levantando los ojos al cielo, los bendijo, los partió, y se los dio a sus discípulos para que ellos los repartieran entre la gente.
17
Y todos comieron y quedaron satisfechos;
y de lo que sobró recogieron doce cestas.


La confesión de Pedro

18
Un día, mientras Jesús se apartó para orar, les preguntó a los discípulos que estaban con él: «¿Quién dice la gente que soy yo?»
19
Ellos respondieron: «Unos dicen que eres Juan el Bautista;
otros, que Elías;
y otros más, que eres alguno de los antiguos profetas que ha resucitado
20
Entonces les preguntó: «¿Y ustedes, quién dicen que soy?» Y Pedro le respondió: «Tú eres el Cristo de Dios


Jesús anuncia su muerte

21
Jesús les mandó que de ninguna manera se lo dijeran a nadie.
22
También les dijo: «Es necesario que el Hijo del Hombre padezca muchas cosas, que sea desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y que muera y resucite al tercer día
23
Y a todos les decía: «Si alguno quiere seguirme, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.
24
Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá, y todo el que pierda su vida por causa de mí, la salvará.
25
Porque ¿de qué le sirve a uno ganarse todo el mundo, si se destruye o se pierde a sí mismo?
26
Porque si alguno se avergüenza de mí y de mis palabras, el Hijo del Hombre se avergonzará de él cuando venga en su gloria, y en la gloria del Padre y de los santos ángeles.
27
Pero en verdad les digo, que algunos de los que están aquí no morirán hasta que vean el reino de Dios


La transfiguración

28
Como ocho días después de que Jesús dijo esto, subió al monte a orar, y se llevó con él a Pedro, Juan y Jacobo.
29
Y mientras oraba, cambió la apariencia de su rostro, y su vestido se hizo blanco y resplandeciente.
30
Aparecieron entonces dos hombres, y conversaban con él.
Eran Moisés y Elías,
31
que rodeados de gloria hablaban de la partida de Jesús, la cual se iba a cumplir en Jerusalén.
32
Pedro y los que estaban con él tenían mucho sueño pero, como se quedaron despiertos, vieron la gloria de Jesús y a los dos hombres que estaban con él.
33
Mientras éstos se alejaban de Jesús, Pedro dijo: «Maestro, ¡qué bueno es para nosotros estar aquí! Vamos a hacer tres cobertizos;
uno para ti, otro para Moisés, y otro para ElíasPero no sabía lo que decía.
34
Y mientras decía esto, una nube los cubrió, y tuvieron miedo de entrar en la nube.
35
Entonces, desde la nube se oyó una voz que decía: «Éste es mi Hijo amado.
¡Escúchenlo
36
Cuando la voz cesó, Jesús se encontraba solo.
Pero ellos mantuvieron esto en secreto y, durante aquellos días, no le dijeron a nadie lo que habían visto.


Jesús sana a un muchacho endemoniado

37
Al día siguiente, cuando bajaron del monte, una gran multitud les salió al encuentro,
38
y con fuerte voz un hombre de la multitud le dijo: «Maestro, te ruego que veas a mi hijo.
¡Es el único hijo que tengo!
39
Sucede que un espíritu se apodera de él, y de repente lo sacude con violencia, y lo hace gritar y echar espuma por la boca.
Cuando lo atormenta, a duras penas lo deja tranquilo.
40
Yo les pedí a tus discípulos que expulsaran al espíritu, pero no pudieron
41
Jesús dijo entonces: «¡Ay, gente incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo tendré que estar con ustedes y soportarlos? ¡Trae acá a tu hijo
42
Mientras el muchacho se acercaba, el demonio lo derribó y lo sacudió con violencia, pero Jesús reprendió al espíritu impuro, sanó al muchacho, y se lo entregó a su padre.
43
Y todos se admiraban de la grandeza de Dios.


Jesús anuncia otra vez su muerte

Entre el asombro que causaba todo lo que Jesús hacía, dijo él a sus discípulos:
44
«Pongan mucha atención a estas palabras: El Hijo del Hombre será entregado a los poderes de este mundo
45
Pero ellos no las entendieron, pues les estaban veladas para que no las entendieran, y tenían miedo de preguntarle qué querían decir.


¿Quién es el mayor?

46
En cierta ocasión, los discípulos comenzaron a discutir acerca de quién de ellos era el más importante.
47
Cuando Jesús se dio cuenta de lo que estaban pensando, tomó a un niño y, poniéndolo junto a él,
48
les dijo: «Cualquiera que reciba a un niño así en mi nombre, me recibe a mí;
y cualquiera que me recibe a mí, recibe al que me envió.
Porque el más insignificante entre todos ustedes, es el más grande de ustedes


El que no está contra nosotros, está a favor de nosotros

49
Entonces Juan le dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre, pero se lo prohibimos, porque no anda con nosotros
50
Jesús le dijo: «No se lo prohíban, porque el que no está contra nosotros, está a favor de nosotros


Jesús reprende a Jacobo y a Juan

51
Se acercaba el tiempo en que Jesús había de ser recibido arriba, así que resolvió con firmeza dirigirse a Jerusalén.
52
Envió mensajeros delante de él, y ellos se fueron y entraron en una aldea samaritana para prepararle todo;
53
pero los de allí no lo recibieron porque se dieron cuenta de que su intención era ir a Jerusalén.
54
Al ver esto, sus discípulos Jacobo y Juan dijeron: «Señor, ¿quieres que mandemos que caiga fuego del cielo, como hizo Elías, para que los destruya
55
Pero Jesús se volvió y los reprendió.
[Y les dijo: «Ustedes no saben de qué espíritu son.
56
Porque el Hijo del Hombre no ha venido a quitarle la vida a nadie, sino a salvársela.»] Y se fueron a otra aldea.


Los que querían seguir a Jesús

57
Mientras seguían su camino, alguien le dijo: «Señor, yo te seguiré adondequiera que vayas
58
Jesús le dijo: «Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos tienen nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza
59
Y a otro le dijo: «SíguemeAquél le respondió: «Señor, permíteme ir primero a enterrar a mi padre
60
Pero Jesús le dijo: «Deja que los muertos entierren a sus muertos.
Tú, ve y anuncia el reino de Dios
61
Otro también le dijo: «Señor, yo te seguiré;
pero antes déjame despedirme de los que están en mi casa
62
Jesús le dijo: «Nadie que mire hacia atrás, después de poner la mano en el arado, es apto para el reino de Dios