Acusación contra los dirigentes de Israel

1
Yo dije entonces: Escuchen ahora, príncipes de Jacob, y jefes de la casa de Israel: ¿Acaso no les toca a ustedes saber lo que es justo?
2
Ustedes aborrecen lo bueno y aman lo malo;
le arrancan a mi pueblo la piel y la carne, hasta dejarlo en los huesos.
3
Sí, se comen la carne de mi pueblo y le arrancan la piel, le rompen los huesos y los descuartizan, como cuando se echa la carne en la olla y se pone en el caldero.
4
Pero cuando clamen al Señor, él no les responderá;
más bien, en ese momento les volverá la espalda por todo el mal que han hecho.
5
«Así ha dicho el Señor acerca de los profetas que hacen errar a mi pueblo, esos que hablan de paz cuando se les da de comer, pero que declaran la guerra cuando no se les da nada:
6
La profecía se les volverá noche, y sus adivinanzas se les volverán oscuridad.
Sobre esos profetas se pondrá el sol, y el día se les volverá tinieblas.
7
¡Esos profetas quedarán avergonzados! ¡Esos adivinos quedarán confundidos! ¡Se quedarán con la boca cerrada, porque no tendrán respuesta de Dios!
8
En cambio, yo estoy lleno del poder del espíritu del Señor;
lleno de justicia y de fuerza, para denunciar la rebelión de Jacob y el pecado de Israel.
9
»Escuchen ahora esto, jefes de la casa de Jacob, y capitanes de la casa de Israel, que aborrecen la justicia y pervierten todo lo recto;
10
que edifican a Sión con sangre, y a Jerusalén con injusticia.
11
Sus jefes dictan sentencia a cambio del soborno;
sus sacerdotes cobran por impartir sus enseñanzas, y sus profetas adivinan a cambio de dinero, y se apoyan en el Señor cuando dicen: “¿No es verdad que el Señor está entre nosotros? ¡Ningún mal nos sobrevendrá!”
12
Por eso, por culpa de ustedes Sión será arada como un campo, Jerusalén vendrá a ser un montón de ruinas, y el monte del templo quedará hecho un matorral