La viña y los viñadores

1
»El reino de los cielos es semejante al dueño de una finca, que salió por la mañana a contratar trabajadores para su viña.
2
Convino con ellos en que les pagaría el salario de un día, y los envió a su viña.
3
Como a las nueve de la mañana, salió y vio en la plaza a otros que estaban desocupados,
4
y les dijo: “Vayan también ustedes a mi viña, y les pagaré lo que sea justo.” Y ellos fueron.
5
Cerca del mediodía volvió a salir, y lo mismo hizo a las tres de la tarde,
6
y cuando salió cerca de las cinco de la tarde halló a otros que estaban desocupados, y les dijo: “¿Por qué se han pasado todo el día aquí, sin hacer nada?”
7
Le respondieron: “Es que nadie nos ha contratado.” Él les dijo: “Vayan también ustedes a la viña.”
8
Cuando llegó la noche, el dueño de la viña dijo a su mayordomo: “Llama a los trabajadores y págales su jornal.
Comienza por los últimos y termina por los primeros.”
9
Los que habían llegado cerca de las cinco de la tarde pasaron y cada uno recibió el salario de un día de trabajo.
10
Cuando pasaron los primeros, pensaron que recibirían más, pero cada uno de ellos recibió también el salario de un día de trabajo.
11
Al recibirlo, comenzaron a murmurar contra el dueño de la finca.
12
Decían: “Estos últimos han trabajado una sola hora, y les has pagado lo mismo que a nosotros, que hemos soportado el cansancio y el calor del día.”
13
El dueño le dijo a uno de ellos: “Amigo mío, no te estoy tratando injustamente.
¿Acaso no te arreglaste conmigo por el salario de un día?
14
Ésa es tu paga.
Tómala y vete.
Si yo quiero darle a este último lo mismo que te doy a ti,
15
¿no tengo el derecho de hacer lo que quiera con lo que es mío? ¿O acaso tienes envidia, porque yo soy bueno?”
16
Así que los primeros serán los últimos, y los últimos serán los primeros


Nuevamente Jesús anuncia su muerte

17
Mientras Jesús subía a Jerusalén, en el camino llevó aparte a sus doce discípulos, y les dijo:
18
«Como pueden ver, ahora vamos camino a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y lo condenarán a muerte.
19
Lo entregarán a los no judíos, para que se burlen de él y lo azoten, y lo crucifiquen;
pero al tercer día resucitará


Petición de Santiago y de Juan

20
En ese momento la madre de los hijos de Zebedeo se acercó con sus hijos a Jesús, y se postró ante él para pedirle algo.
21
Él le dijo: «¿Qué es lo que quieresElla le respondió: «Manda que en tu reino mis dos hijos se sienten, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda
22
Jesús le respondió: «Ustedes no saben lo que piden.
¿Acaso pueden beber del mismo vaso del que yo he de beber?» Y ellos le dijeron: «Sí podemos
23
Él les dijo: «A decir verdad, beberán de mi vaso;
pero el sentarse a mi derecha y a mi izquierda no me corresponde concederlo, pues ya es de aquellos para quienes mi Padre lo ha preparado
24
Cuando los otros diez oyeron esto, se enojaron contra los dos hermanos.
25
Entonces Jesús los llamó y les dijo: «Como ustedes saben, los gobernantes de las naciones las dominan, y los poderosos les imponen su autoridad.
26
Pero entre ustedes no debe ser así.
Más bien, aquel de ustedes que quiera hacerse grande será su servidor;
27
y aquel de ustedes que quiera ser el primero, será su esclavo.
28
Imiten al Hijo del Hombre, que no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos


Dos ciegos reciben la vista

29
Cuando ellos salieron de Jericó, una gran multitud seguía a Jesús.
30
Junto al camino estaban sentados dos ciegos que, al oír que Jesús pasaba, gritaron: «¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros
31
La gente los reprendía para que se callaran, pero ellos gritaban aún más: «¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros
32
Entonces Jesús se detuvo, llamó a los ciegos y les preguntó: «¿Qué quieren que les haga
33
Ellos le dijeron: «Señor, ¡que se abran nuestros ojos
34
Jesús se compadeció de ellos y les tocó los ojos, y en ese mismo instante ellos recibieron la vista y lo siguieron.