1
Balaam le dijo a Balac:
«Levanta aquí siete altares, y prepárame siete becerros y siete carneros
2
Balac hizo lo que Balaam le ordenó, y Balac y Balaam ofrecieron un becerro y un carnero en cada altar.
3
Luego Balaam le dijo a Balac:
«Quédate junto a tu holocausto, que yo iré a ver si el Señor quiere encontrarse conmigo.
Si hay algo que él me muestre, te lo haré saber
Y Balaam se fue a un monte desolado.
4
Entonces Dios vino al encuentro de Balaam, y éste le dijo:
«He ordenado levantar siete altares, y en cada altar he ofrecido un becerro y un carnero
5
El Señor puso su palabra en labios de Balaam, y le dijo:
«Regresa a donde está Balac, y dile lo que voy a decirte
6
Balaam volvió a donde estaba Balac, y lo encontró junto a su holocausto, junto con todos los príncipes de Moab.
7
Entonces Balaam pronunció estas palabras proféticas:
«Balac, el rey de Moab, me trajo de Aram;
me hizo venir de los montes del oriente.
Me pidió venir y maldecir a Jacob;
me ordenó desearle el mal a Israel.
8
¿Y cómo maldecir a quien Dios no maldijo?
¿Cómo condenar a quien el Señor no ha condenado?
9
Desde lo alto de las peñas puedo verlo;
desde las colinas puedo observarlo.
Es un pueblo que habita confiado,
y que las naciones no toman en cuenta.
10
¿Quién puede contar el polvo de Jacob,
o la cuarta parte del pueblo de Israel?
¡Espero morir como mueren los justos!
¡Espero tener el mismo final de ellos
11
Entonces Balac le dijo a Balaam:
«¿Pero qué es lo que haces conmigo? Te hice venir para que maldijeras a mis enemigos, ¡y ahora resulta que los estás bendiciendo
12
Balaam le respondió:
«¿Y acaso no tengo que decir lo que el Señor ponga en mis labios
13
Pero Balac insistió:
«Te ruego que vengas conmigo a otro lugar, desde donde no puedas ver a todos ellos sino solamente su parte extrema.
Desde allí los maldecirás por mí.»
14
Y Balac llevó a Balaam al campo de Sofín, que está en la cumbre del Pisga.
Allí edificó siete altares, y en cada altar ofreció un becerro y un carnero.
15
Entonces Balaam le dijo a Balac:
«Quédate aquí, junto a tu holocausto, que yo iré por allí a encontrarme con Dios
16
Entonces el Señor salió al encuentro de Balaam, y puso en sus labios su palabra.
Le dijo:
«Vuelve adonde está Balac, y dile lo que voy a decirte
17
Balaam fue adonde estaba Balac, y lo encontró junto a su holocausto, acompañado de los príncipes de Moab.
Y Balac le dijo:
«¿Qué te dijo el Señor
18
Y Balaam pronunció estas palabras proféticas:
«Vamos, Balac, ¡ponte de pie!
¡Escucha mis palabras, hijo de Sipor!
19
Dios no es un simple mortal
para que mienta o cambie de parecer.
Si él habla, ciertamente actúa;
si él dice algo, lo lleva a cabo.
20
Yo he recibido la orden de bendecir;
la bendición de Dios no puedo revocarla.
21
Dios no ha hallado iniquidad en Jacob,
ni ha encontrado perversidad en Israel.
El Señor su Dios está con ellos,
y ellos lo aclaman como su rey.
22
Dios los ha sacado de Egipto
con la poderosa fuerza de un búfalo.
23
Contra Jacob nada pueden las brujerías;
contra Israel nada valen las artes mágicas.
De Jacob, que es Israel, se dirá:
¡Miren lo que ha hecho Dios con ellos!
24
Este pueblo se levantará como un león;
como león rugiente se pondrá de pie.
No se echará hasta haber devorado la presa,
¡hasta saciarse con la sangre de los muertos
25
Pero Balac le dijo a Balaam:
«Si no lo vas a maldecir, ¡tampoco lo bendigas
26
Y Balaam le respondió:
«¿No te he dicho que yo debo decir todo lo que el Señor me diga
27
Balac le dijo entonces:
«Yo te ruego que me acompañes a otro lugar.
Tal vez desde allí Dios maldiga a Israel
28
Y Balac llevó a Balaam a la cumbre de Pegor, desde donde se mira hacia el desierto.
29
Allí Balaam le dijo a Balac:
«Levanta aquí siete altares, y prepárame siete becerros y siete carneros
30
Balac hizo lo que Balaam le ordenó, y éste ofreció un becerro y un carnero en cada altar.