Proverbios antitéticos

1
El impío huye sin que nadie lo persiga,
pero el hombre justo vive tranquilo como un león.
2
Si el país anda mal, abundan los caudillos;
pero el hombre sabio y prudente le da estabilidad.
3
El gobernante que oprime a los pobres
es como una tormenta que arrasa los trigales.
4
Los transgresores alaban a los impíos;
los que observan la ley se oponen a ellos.
5
Los malvados no entienden nada de la justicia;
los que buscan al Señor lo entienden todo.
6
Es mejor ser pobre y portarse con integridad,
que ser rico y andar por el mal camino.
7
El hijo prudente observa la ley;
el que anda con glotones avergüenza a su padre.
8
El prestamista avaro aumenta sus riquezas
para dejárselas al que ama a los pobres.
9
Del que no presta oído a la ley,
hasta su oración resulta repugnante.
10
El que desvía a los justos hacia el mal camino
acabará por caer en su misma trampa,
pero los hombres honrados heredarán el bien.
11
El hombre rico se cree muy sabio,
pero el pobre e inteligente lo exhibe.
12
Si los justos triunfan, hay una gran fiesta;
si triunfan los impíos, todo el mundo se esconde.
13
El que encubre sus pecados no prospera;
el que los confiesa y se aparta de ellos
alcanza la misericordia divina.
14
¡Dichoso aquél que siempre teme a Dios!
En cambio, el duro de corazón acabará mal.
15
Un león rugiente, un oso hambriento:
¡eso es el mal gobernante sobre el pueblo pobre!
16
El gobernante fatuo aumenta la extorsión;
el que odia la avaricia prolongará sus días.
17
El que lleva a cuestas la muerte de otro
huye hasta el sepulcro y nadie lo detiene.
18
El que es honrado sale bien librado,
pero el que va por mal camino caerá en un hoyo.
19
El que cultiva su campo tendrá pan de sobra,
el que cultiva ilusiones acabará en la pobreza.
20
El hombre fiel recibe muchas bendiciones;
el que quiere hacerse rico no sale bien librado.
21
No está bien discriminar a nadie;
Hay gente que peca por un bocado de pan.
22
El avaro tiene prisa por hacerse rico,
sin saber que la pobreza está en camino.
23
Cae mejor el que sabe reprender
que el que sólo sabe lisonjear.
24
El que roba a su padre o a su madre,
y alega que no ha hecho mal,
es amigo de gente nociva.
25
El que es altanero suscita contiendas,
pero el que confía en el Señor prospera.
26
Es de necios confiar en el propio corazón;
el que camina sabiamente saldrá bien librado.
27
El que da al pobre, nunca a pobre llegará;
el que se niega a verlo, será maldecido.
28
Si los malvados triunfan, la gente se esconde;
pero cuando mueren, los justos florecen.