Plegaria que pide la destrucción de los malvados

1
Señor, ¿por qué estás tan lejos?
¿Por qué te escondes en momentos de angustia?
2
Arrogante, el malvado persigue al pobre;
¡pero sus propias trampas lo atraparán!
3
El injusto se jacta de sus malos deseos;
alaba al ambicioso y desprecia al Señor.
4
Tan soberbio es el impío que no busca a Dios,
ni le da lugar en sus pensamientos.
5
Todo el tiempo sus caminos son torcidos,
desprecia a todos sus adversarios,
y tus leyes están muy lejos de su vista.
6
Y se dice: «Jamás voy a tropezar.
¡Jamás me alcanzará la desgracia
7
Abundan en su boca maldiciones, engaños y mentiras.
Bajo su lengua esconde ofensas y maldad.
8
Se acerca a las aldeas, y las acecha;
tiende emboscadas para matar al inocente;
pone los ojos en el desvalido.
9
Se agazapa, como el león en su cueva;
luego se acerca para caer sobre el pobre
y atraparlo en su red y arrebatarle sus bienes.
10
Se encoge, se agazapa,
y muchos desdichados caen en sus garras.
11
Piensa para sí que Dios se ha olvidado,
que esconde la cara y nunca ve nada.
12
¡Vamos, Señor y Dios, levanta la mano!
¡No te olvides de los pobres!
13
¿Por qué tendría que menospreciarte el malvado?
¿Por qué habría de pensar que no intervendrás?
14
Pero tú sí ves los trabajos y la humillación,
y a cada uno le das su recompensa.
En ti busca amparo el desvalido;
¡eres el refugio de los huérfanos.
15
¡Rómpeles los brazos a los malvados!
¡Persigue su maldad, hasta acabar con ella!
16
Tú, Señor, reinas eternamente y para siempre;
¡borra de su tierra a las naciones!
17
Tú, Señor, escuchas las plegarias de los pobres;
tú les das ánimo y les prestas atención.
18
reivindicas al huérfano y al oprimido,
para que los simples mortales
no sigan violentando la tierra.