Acción de gracias por la salud

1
Yo amo al Señor porque él me escucha,
porque oye mi voz cargada de súplicas.
2
El Señor se digna escucharme;
por eso lo invocaré mientras viva.
3
Los lazos de la muerte me envolvieron,
y me angustié al verme tan cerca del sepulcro;
mi vida era de angustia y de aflicción constante.
4
Pero en el nombre del Señor clamé:
«Señor, ¡te ruego que me salves la vida
5
El Señor es justo y compasivo;
nuestro Dios es todo bondad.
6
El Señor protege a la gente sencilla.
Yo estuve muy enfermo, y él me levantó.
7
¡Alma mía, ya puedes estar tranquila,
porque el Señor me ha tratado con bondad.
8
Tú, Señor, me libraste de la muerte,
enjugaste mis lágrimas y no me dejaste caer.
9
Por eso, Señor, mientras tenga vida,
viviré según tu voluntad.
10
Yo tenía fe, aun cuando dije:
«¡Es muy grande mi aflicción
11
Era tal mi desesperación, que exclamé:
«¡No hay nadie digno de confianza
12
¿Con qué voy a pagarle al Señor
tantas bendiciones que de él he recibido?
13
¡Sólo ofreciendo libaciones por su salvación,
e invocando el nombre del Señor!
14
¡Sólo cumpliendo al Señor mis promesas
en presencia de todo su pueblo!
15
A los ojos del Señor es muy valiosa
la muerte de quienes lo aman.
16
Señor, yo soy tu siervo;
mi madre fue tu sierva, y yo también lo soy,
pues me libraste de mis cadenas.
17
El sacrificio que te ofrezco es mi alabanza;
voy, Señor, a proclamar tu nombre.
18
Voy a cumplirte mis promesas
en presencia de todo tu pueblo,
19
en los atrios de tu templo, Señor;
¡en medio de ti, ciudad de Jerusalén!
¡Aleluya!