El Señor es tu protector
Cántico gradual.


1
Elevo mis ojos a los montes;
¿de dónde vendrá mi socorro?
2
Mi socorro viene del Señor,
creador del cielo y de la tierra.
3
El Señor no dejará que resbales;
el que te cuida jamás duerme.
4
Toma en cuenta que nunca duerme
el protector de Israel.
5
El Señor es tu protector;
el Señor es como tu sombra:
¡siempre está a tu mano derecha!
6
Ni el sol te fatigará de día,
ni la luna te agobiará en la noche.
7
El Señor te librará de todo mal;
el Señor protegerá tu vida.
8
El Señor te estará vigilando
cuando salgas y cuando regreses,
desde ahora y hasta siempre.