La justicia del Señor
Cántico gradual.


1
Muchas han sido mis angustias
desde mi juventud
—que lo reconozca el pueblo de Israel—,
2
Muchas han sido mis angustias
desde mi juventud,
pero no lograron vencerme.
3
Sobre mis espaldas pasaron los arados
y me dejaron profundas huellas,
4
pero el Señor, que es justo,
me libró de las ataduras de los malvados.
5
¡Que huyan avergonzados
todos los que odian a Sión!
6
¡Que sean como la hierba en el tejado,
que se marchita y nunca crece,
7
que no alcanza a llenar la mano del segador,
ni jamás llega a formar un manojo!
8
Que nunca le digan los que pasan:
«¡Que el Señor los bendiga!
¡Nosotros los bendecimos en el nombre del Señor