Plena confianza en Dios
Cántico gradual;
de David.


1
Señor, mi corazón no es vanidoso,
ni son altaneros mis ojos;
no busco realizar grandes proezas,
ni hazañas que excedan a mis fuerzas.
2
Me porto con mesura y en sosiego,
como un niño recién amamantado;
¡soy como un niño recién amamantado,
que está en brazos de su madre!
3
Israel, ¡confía en el Señor
desde ahora y para siempre!