Una herencia escogida
Mictam de David.


1
Cuídame, oh Dios, porque en ti confío.
2
Yo declaro, Señor, que tú eres mi dueño;
que sin ti no tengo ningún bien.
3
Poderosos son los dioses del país,
según todos los que en ellos se complacen.
4
¡Pero grandes dolores esperan a sus seguidores!
¡Jamás derramaré ante ellos ofrendas de sangre,
ni mis labios pronunciarán sus nombres!
5
Tú, Señor, eres mi copa y mi herencia;
eres quien me sostiene.
6
Por suerte recibí una bella herencia;
hermosa es la heredad que me asignaste.
7
Por eso te bendigo, Señor,
pues siempre me aconsejas,
y aun de noche me reprendes.
8
Todo el tiempo pienso en ti, Señor;
contigo a mi derecha, jamás caeré.
9
Gran regocijo hay en mi corazón y en mi alma;
todo mi ser siente una gran confianza,
10
porque no me abandonarás en el sepulcro,
¡no dejarás que sufra corrupción quien te es fiel.
11
Tú me enseñas el camino de la vida;
con tu presencia me llenas de alegría;
¡estando a tu lado seré siempre dichoso!