Alabanza por haber sido librado del enemigo
Al músico principal.
Salmo de David.


1
Señor, el rey se alegra por tu poder;
grande es su gozo por tu salvación.
2
Le has concedido los deseos de su corazón;
le has concedido todas sus peticiones.
3
Lo has recibido con grandes bendiciones;
lo has coronado con fina corona de oro.
4
Te pidió muchos años de vida,
y tú se los concediste.
5
Le concediste además honra y grandeza;
por eso él se gloría en tu salvación.
6
Lo has bendecido para siempre;
con tu presencia lo has llenado de alegría.
7
El rey confía en ti, Señor;
confía en tu misericordia, Dios Altísimo;
¡por eso nunca será derrocado!
8
Su mano derribará a todos sus enemigos;
su diestra destruirá a quienes lo aborrecen.
9
Cuando tú, Señor, te manifiestes,
los convertirás en un horno encendido;
en tu enojo los harás pedazos,
y con tu fuego acabarás con ellos.
10
Borrarás de la tierra a sus descendientes,
y ninguno de ellos quedará con vida.
11
Ellos tramaron hacerte daño;
maquinaron insidias, pero no prevalecerán.
12
Tú los pondrás en retirada
cuando dispares contra ellos tus flechas.
13
¡Enaltece, Señor, tu gran poder,
y celebraremos con salmos tu victoria!