David implora dirección, perdón y protección
Salmo de David.


1
A ti, Señor, elevo mi alma.
2
Eres mi Dios, y en ti confío;
¡no permitas que mis enemigos
me avergüencen y se burlen de mí!
3
No permitas que sean avergonzados
los que en ti ponen su esperanza;
más bien, que sean puestos en vergüenza
los que sin razón se rebelan contra ti.
4
Señor, dame a conocer tus caminos;
¡Enséñame a seguir tus sendas!
5
Todo el día espero en ti;
¡enséñame a caminar en tu verdad,
pueseres mi Dios y salvador!
6
Recuerda, Señor, que en todo tiempo
me has mostrado tu amor y tu misericordia.
7
Tú, Señor, eres todo bondad.
Por tu misericordia, acuérdate de mí;
pero olvídate de que en mi juventud
pequé y fui rebelde contra ti.
8
El Señor es bueno y recto;
por eso enseña a los pecadores el camino.
9
El Señor muestra su camino a los humildes,
y los encamina en la justicia.
10
Misericordia y verdad son los caminos del Señor
para quienes cumplen fielmente su pacto.
11
Señor, muy grande es mi pecado,
pero haz honor a tu nombre, y perdóname.
12
¿Quieresservir al Señor?
Él te mostrará el mejor camino.
13
Te hará disfrutar de bienestar,
y tus descendientes heredarán la tierra.
14
El Señor es amigo de quienes le temen,
y confirma su pacto con ellos.
15
Señor, siempre dirijo a ti la mirada
porque tú me libras de caer en la trampa.
16
Mírame, y ten compasión de mí,
pues me encuentro solo y oprimido.
17
Crece en mi corazón la angustia;
¡líbrame de esta congoja!
18
¡Mira cómo sufro y me esfuerzo!
¡Perdóname todos mis pecados!
19
¡Mira cómo aumentan mis adversarios,
y cuán grande es su odio contra mí!
20
¡Sálvame! ¡Protégeme!
¡No me dejes quedar en vergüenza,
pues en ti he puesto mi confianza!
21
¡Protege mi integridad y rectitud,
pues en ti he puesto mi esperanza!
22
¡Salva, oh Dios, a Israel
de todas sus angustias!